Tag Archives: Volatilidad

¿Cómo entender las cifras de mi cartera para conseguir mejores resultados? (I)

Suena bien cuando pensamos que tenemos una cartera propia de inversión. Es un paso importante para mejorar sus finanzas y alcanzar sus objetivos. La cuestión es que una cartera tiene su propia vida desde su creación y su responsabilidad como inversor es guiar esa cartera a sus intereses. ¿Cuáles son las señales que debe seguir?

Bueno, hay muchas cifras y parámetros para medir la calidad de su cartera, pero seleccionaremos los principales para obtener los datos más importantes:

  • La evolución de la rentabilidad: la cifra por sí sola no es suficiente, porque debe ponerse en comparación con otras. Recomendamos compararla con el smart benchmark. Esta comparación proporciona una vista para comprender si hemos elegido el activo adecuado o no. Por ejemplo, este cuadro muestra que estamos lejos del smart benchmark y que hay un amplio margen de mejora.

rentabilidad de cartera en T-Advisor

  • El peso de los activos en su cartera: también es relevante para comprender la asignación de activos. Si tenemos gran concentración en un país o sector, hay un gran riesgo de sufrir inestabilidad si cambia la tendencia. La diversificación reduce los riesgos, pero podemos tener algunos activos con retornos más bajos. Un buen análisis puede ayudarnos a buscar activos similares con mejores cifras para rebalancear la cartera.

distribución de activos de cartera

  • La relación entre rendimiento y volatilidad: en primer lugar, la volatilidad no significa necesariamente más riesgo, como ya hemos comentado. Sin embargo, podemos entender la conexión entre rendimiento y volatilidad mediante el ratio Sharpe. Esta cifra muestra cómo es de rentable una inversión en relación a su volatilidad histórica. Cuanto mayor es el ratio, mejor es la inversión… pero la idea no es totalmente cierta si no comparamos dos activos. Puede encontrar dos activos con ratios similares pero diferentes cifras. Hay que mirar en los números para entender si tiene un alto rendimiento con una alta volatilidad.

ratio sharpe de cartera

Hay más cifras que pronto comentaremos.

¿Qué significa optimizar una cartera?

Piense en su cartera. No obtiene los rendimientos que desearía y no sabe cómo introducir cambios para mejorar los resultados. ¿Debería leer todo tipo de informes? ¿De todos los tipos posibles de activos? Es absurdo. Debe de haber un método para optimizar y cambiar de forma eficiente su cartera. De hecho, lo hay: la optimización de carteras.

Cuando hablamos de esto, significa el proceso de elección de los pesos de los diferentes activos para su cartera con la finalidad de obtener el mejor beneficio posible comparado con carteras de composiciones o perfiles de riesgo similares. Las principales ratios que se tienen en cuenta son los retornos esperados y la volatilidad esperada. Los sistemas de optimización incluyen límites de volatilidad tolerada y peso por activo.

El sistema está relacionado con el modelo de frontera eficiente de Markowitz que propone guiar sus inversiones maximizando los rendimientos y reduciendo el riesgo. La cuestión principal que apoya este modelo es la elección de activos con baja correlación o sin correlación. Una diversificación inteligente es la idea que subyace. Una cartera eficiente significa una cartera bien diversificada.

Frontera eficiente de optimización de cartera

 

Los sistemas de optimización son herramientas profesionales para mejorar los resultados de las carteras, pero se ha incorporado en T-Advisor para particulares. No es sencillo, porque tiene que manejar varios indicadores:

  • Correlación de activos
  • Volatilidad máxima
  • Retorno esperado
  • Peso máximo por activo.

La combinación inteligente de los cuatro indicadores proporciona el éxito de la inversión. Pueden cambiar según su perfil de riesgo, pero aceptar un riesgo mayor no significa ser suicida.

Gráficos de resultados de optimización de carteras

También hay otra cuestión importante: los costes. Si optimiza su cartera y sigue los resultados de la herramienta de optimización, tiene que rebalancear su cartera. Un rebalanceo significa compraventas para componer la cartera según las indicaciones de la optimización y… tiene costes. Sin embargo, debemos recordar que las inversiones son para largo plazo y los rebalanceos deberían de ejecutarse cada cierto tiempo. En estos casos, los costes pueden compensarse con la mejora de los retornos. Si eres un trader, entonces olvida todo esto, porque eres otro tipo de inversor.

Riesgo y volatilidad: no son realmente lo mismo

Riesgo y volatilidad en el buscador de activos de T-Advisor

Muchas veces leemos comentarios sobre la alta volatilidad de un activo, como si fuera un signo de alto riesgo. Esto no es necesariamente verdad, porque puede encontrar diferentes activos con volatilidad similar y rendimientos diferentes: unos positivos y otros negativos.

La volatilidad informa de la variación del precio de un activo en un periodo de tiempo o la desviación del rendimiento respecto de su media. Una alta volatilidad sugiere fuertes subidas y bajadas en el precio del activo. Esto significa para el inversor medio que es más arriesgado, porque puede perder dinero con más rapidez… pero también puede obtener mayores beneficios.

La cuestión es que la volatilidad no es una medida de riesgo por si sola. Tiene que ponerse en relación con otras cifras. Por ejemplo, tiene que observar la liquidez, porque un activo ilíquido tiene más riesgo, ya que es más difícil de vender y recuperar su dinero.

La volatilidad también informa del pasado, porque es el espejo donde encontrar la información sobre lo que ocurrió con los precios hasta hoy. No puede obtener otro tipo de información sobre el riesgo. Por ejemplo, no informa sobre el riesgo de contrapartida, es decir, invierte en bonos y el emisor no tiene dinero para pagar su cupón. Para obtener ese tipo de datos, tiene que mirar otros parámetros.

La lista de riesgos es larga, pero no puede percibirse por la volatilidad. Es muy importante para los inversores entender la diferencia, ya que muchos consiguen buenos resultados jugando con la volatilidad de los activos. Como dijimos antes, puede ser una oportunidad.

Una medida relevante para el riesgo es el Value at Risk o valor en riesgo, conocido por las siglas VaR, pero también tiene que observar la diversificación (en el caso de un fondo o su propia cartera), la correlación con otros activos o la liquidez. En resumen, si considera la volatilidad como el único medio para controlar el riesgo de los activos, cometerá un error. El análisis de riesgos es una combinación de varias cifras que tiene que ponerse en relación para obtener una percepción global.

Mercados, os estáis liando

Los mercados están viviendo situaciones poco comunes desde el principio de la Gran Crisis en 2007-2008. Ahora estamos viviendo el octavo aniversario de la quiebra de Lehman Brothers. Desde aquella fecha, los mercados han sido intervenidos por los bancos centrales (de hecho) y sus operaciones no son realmente libres.

Uno de los capítulos que hemos vivido recientemente es un “cisne negro”: el Brexit en Europa ha agitado los mercados con una fuerte caída a finales de junio seguida de una tendencia alcista en julio. Por otra parte, la baja volatilidad ha dominado la negociación en agosto. Por ejemplo, la volatilidad cayó a su mínimo en los dos últimos años en este mes en Wall Street. Ahora, en septiembre, los inversores parecen ser más negativos y los bajistas han tomado sus posiciones. En otras palabras, los mercados se están liando.

Evolución de los mercados desarrollados en el año

¿Qué podemos esperar del último trimestre del año? Uno de los directivos de BlackRock, Russ Koesterich,  apuesta por que las elecciones en Estados Unidos apenas moverán los mercados, gane Clinton o Trump. Él plantea que la volatilidad del mercado puede llegar de las próximas elecciones en Europa, donde los partidos populistas están ganando fuerza entre los electores en varios países, incluso en los más poderosos como Alemania y Francia.

Algunos inversores miran atentamente la evolución de los mercados emergentes. Estos países están produciendo buenas rentabilidades, sobre todo en Latinoamérica. Moody’s ha subido recientemente la perspectiva para Brasil, Rusia y China. Si miramos el gráfico, también vemos que Argentina va bastante bien después del cambio de presidencia.

Evolución de mercados emergentes este año

Pero la gran discusión entre los operadores del mercado no es sobre la influencia de la política, sino de la actual burbuja y sobrevaloración vinculada con lo que mencionamos al principio: la intervención de los bancos centrales.

El 54% de los inversores preguntados por Bank of America Merrill Lynch en su Encuesta de Gestores de Fondos Globales piensa que acciones y bonos están sobrevalorados. Ésta era la  percepción antes del crash de las puntocom en 2000. ¿Qué significa esto? ¿Estamos a las puertas de un nuevo crash? ¿Están viviendo los mercados una nueva “exuberancia irracional” como afirmó Greenspan en 1996?

Recibimos señales, porque no podemos adivinar el futuro. La señal más clara es que los mercados no están operando en libertad: ¿es lógico que muchos países y empresas estén emitiendo bonos a intereses negativos? ¿Es lógico que los bancos centrales mantengan sus tipos tan bajos? En absoluto, pero el crash de esta burbuja puede crear una ola difícil de controlar.

Mi meta en tiempos bajistas: la preservación de capital

Los mercados están ahora muy volátiles. Hemos vivido un periodo bajista acusado, pero no está claro que la subida se consolide, porque la tendencia no está clara todavía. En este caso, el pánico es el peor asesor. Por el contrario, los inversores tienen que analizar adecuadamente sus carteras para tomar las decisiones adecuadas. Si no eres un trader, si eres un inversor a largo plazo, tienes que asumir que es difícil evitar las pérdidas en algunos periodos, más aún cuando todos los mercados están cayendo con fuerza. Por lo tanto, tu objetivo tiene que ser otro: la preservación de capital.

¿Qué significa preservar tu capital? Tu objetivo como inversor debe ser mantener tus activos con las menores pérdidas posibles o, por supuesto, obtener beneficios. Como hay muchos cambios a largo plazo, tienes que concentrar tus preocupaciones en los tiempos bajistas: ¿cuánto estás perdiendo? El éxito es no perder o perder menos que tu mercado de referencia, pero ¿cómo puedes obtener esa información? La respuesta es el smart benchmark.

Gráfico de smart benchmark en T-Advisor

La imagen superior es muy clara: mi cartera pierde, porque he invertido en un mercado que ha entrado fuerte en negativo, pero yo solo pierdo un 2,4%, mientras que el mercado de referencia (el smart benchmark) pierde un 14%. ¿No está mal, eh?

Como decimos con frecuencia, es importante disponer de las herramientas adecuadas para analizar tus inversiones y tomar decisiones. La preservación de capital debe ser tu primera meta. No pierdas dinero o pierde lo mínimo. En los periodos alcistas, tu objetivo será superar la rentabilidad del mercado de referencia.

El siguiente gráfico es incluso más claro:

Gráfico de riesgo de cartera en T-Advisor

Mi cartera “Germany” está mucho mejor que el mercado de referencia: pérdidas mucho menores en un periodo bajista, menos volatilidad y un mejor ratio Sharpe.

¿Qué otras herramientas debo tener en cuenta para preservar mi capital?

  • Analiza cómo contribuyen al riesgo tus posiciones. En este caso, puedes averiguar si tienes un activo incómodo para sustituirlo.

Gráfico de activos según contribución al riesgo

Perfil de riesgo relacionado con riesgo de cartera

  • Considera la diversificación. En tiempos bajistas, la diversificación es una gran ayuda para evitar graves pérdidas. Puedes analizarlo con el beneficio en diversificación, que compara cuánto ganas si tu cartera tiene diferentes activos:

Tabla de beneficio en diversificación en T-Advisor

  • Observa el Value at Risk (valor en riesgo), que mide la probabilidad de tener un determinado nivel de pérdidas. Como puedes ver, mi cartera tiene el peor VaR, lo que significa que tengo que considerar algunos cambios en mi distribución para evitar futuras pérdidas.

Tabla de riesgo de cartera en T-Advisor

Todas esta cifras ayudarán a entender tu posición actual y tu riesgo. Entonces, podrás decidir si tienes que rebalancear total o parcialmente tu cartera. La estrategia es clara: mantén tu capital y configura tu cartera para perder menos en los malos tiempos y superar las ganancias del mercado de referencia en los tiempos favorables.

Riesgo en inversiones: algunas cifras para mirar en los activos

Apartado sobre riesgos en el T-Report de T-Advisor

Si usted es inversor, debe aceptar el riesgo. Ya hemos escrito anteriormente sobre los diferentes riesgos en inversiones. La pregunta es: ¿se puede medir el riesgo? Bueno, el riesgo es un ratio cualitativo, pero podemos obtener pistas a través de medidas cuantitativas.

La volatilidad es una de estas medidas. ¿Significa que una alta volatilidad es lo mismo que alto riesgo? Depende del activo. En primer lugar, la volatilidad no mide el riesgo, sino la variación de precios en un determinado periodo. Si hay una gran desviación del precio medio, es muy volátil. Por supuesto, es arriesgado, en tanto que los precios cambian de forma abrupta y el inversor puede ganar o perder de repente. Sin embargo, piense en otro activo, como el inmobiliario. Los precios no son tan volátiles, pero es arriesgado, porque tiene otros riesgos: de contrapartida, de inflación…

El grado de liquidez es también importante para medir el riesgo, ya que un inversor puede percibir la frecuencia con la que un activo se compra o se vende. Una baja liquidez muestra que un activo tiene un alto riesgo de que no encuentre un comprador cuando quiere vender.

Una de las  medidas más importantes para el riesgo es el Valor en Riesgo o Value at Risk en inglés, conocido por sus siglas VaR. Este índice muestra cuánto puede perder un inversor como máximo con una probabilidad del 95% en un determinado periodo. Cuanto más elevada sea la cifra, más riesgo hay de perder dinero.

La correlación también ofrece pistas sobre el riesgo. La cifra tiene un rango entre -1 y 1. En este caso, el activo se compara con otro activo, con su sector o con el índice bursátil de referencia. Si la correlación es 0 o cercana a 0, no hay correlación. Si es 1 o cercana a 1, hay una alta correlación: el activo sigue la tendencia de la referencia. Sin embargo, si es -1 o cercano a -1, la correlación es inversa: el activo se mueve en la tendencia opuesta a la referencia. Esto es muy útil para periodos negativos, por ejemplo.

Como ve, el riesgo no tiene una medida concreta. Tiene que investigar en las cifras para descubrir si el activo es arriesgado y si el nivel de riesgo del activo es aceptable para su perfil. El T-Report de T-Advisor le da todos los detalles sobre los datos de riesgo que un inversor necesita saber para tomar decisiones.

Inversor: observe estas cifras para elegir sus activos

Usted es un nuevo inversor o con poca experiencia en inversiones. Tiene disponible una buena base de datos para comprobar posibles activos en los que invertir, pero ¿cuál sería el adecuado? ¿Cómo puede elegir los activos más interesantes para sus metas? Le recomendamos investigar en bases de datos con informes de gran calidad sobre los activos. En ellos encontrará muchísima información. Compruebe las siguientes cifras para tomar una decisión:

Cifras a seguir en una inversión

  • Rentabilidad: Mire la rentabilidad histórica. ¿Cómo fueron de buenos los retornos en los meses pasados? ¿Y en los últimos años? Es cierto que las rentabilidades pasadas no garantizan resultados futuros, pero muestran una tendencia sobre la estabilidad a largo plazo. No es lo mismo tomar una acción con retornos positivos y negativos en diferentes años que una con retornos positivos regulares.
  • Volatilidad: esta es bastante importante. La volatilidad mide la desviación de un punto medio. Por ejemplo, si el precio sube un 4% un día y baja un 3% al siguiente, el valor es bastante volátil. Por otra parte, si el precio sube un 0,2% tres días y baja un 0,1% un día, es menos volátil. Tenga en cuenta esto según su perfil de riesgo: si tiene aversión al riesgo, no se sentirá muy cómodo con una acción que tenga grandes variaciones cada día.
  • Tendencia: es la evolución de un valor en un periodo de tiempo. Tiene que considerar la tendencia reciente para decidir si invierte o no. Una tendencia tiene una pendiente. Si la pendiente es fuerte, significa que la tendencia se ha acelerado. Por ejemplo, si la pendiente es fuerte al alza, puede indicar una burbuja o que hay especulación detrás del movimiento. Por otra parte, si es muy negativa, puede significar una crisis en la compañía.

Gráfico para seguir inversiones

  • Un gráfico histórico: una imagen vale más que mil palabras. Es fácil detectar los indicadores mencionados anteriormente en un gráfico. El mejor es un gráfico activo donde puede elegir diferentes periodos de tiempo.
  • Value at Risk (VaR): es, literalmente, el valor en riesgo. Es un indicador avanzado, pero muy útil. ¿Qué mide? La probabilidad de pérdidas en un periodo de tiempo. Leerá “VaR una semana” o “VaR un año”. Indica que puede perder como máximo la cifra escrita con un 95% de probabilidad. En otras palabras: si invierte en ese activo, puede ganar, puede perder menos de lo marcado en la cifra del VaR, puede perder como máximo esa cifra con un 95% de probabilidad y puede perder más que ese máximo con un 5% de probabilidad. Estos son los escenarios que tiene que analizar. Cuanto mayor es el VaR, mayor es el riesgo que acepta.

Este es el principio. Hay algunos más que comentaremos en próximos posts. El T-Report de T-Advisor le ofrece todos estos datos. Compruébelo en nuestra plataforma.

T-Report, un informe de alta calidad como herramienta de inversión

Cifras y datos son la principal herramienta para los inversores para conseguir buenos resultados, pero las personas no necesitan solo un conjunto de números, sino una interpretación de los mismos. Las cifras son útiles cuando se comprenden y permiten tomar decisiones a los inversores. En T-Advisor, cuidamos de ello con nuestro T-Report, una hoja completa y detallada con datos objetivos y relevantes sobre miles de activos. Veamos qué puede encontrar un inversor en él con un ejemplo: Apple.

En primer lugar, encuentra las cifras inmediatas de la acción: precio, cambio de precio, volumen, una evaluación del riesgo teniendo en cuenta la volatilidad, la liquidez y nuestro score. T-Advisor ha desarrollado su propio scoring para todos los activos para proporcionar a los inversores una forma comprensible sobre la calidad de los mismos.

Después de esto, encuentra el análisis de rendimientos históricos. Es cierto que las rentabilidades pasadas no garantizan las futuras, pero muestran una evolución relevante para evaluar el interés para su estrategia.

Datos principales del T-Report en T-Advisor

Los siguientes datos se relacionan con la tendencia a corto plazo. El sistema calcula la tendencia y la fase del ciclo para percibir si es el momento adecuado para entrar (estar largo) o esperar, como dice la posición.

Datos de tendencias del T-Report en T-AdvisorLos gráficos son también muy relevantes para percibir la tendencia del activo. Proporcionamos en nuestro T-Report varias opciones para ver el gráfico y la evolución en los últimos cinco años. Cualquier que quiera obtener información con mayor profundidad puede hacer click en “Ver gráficos en el área de graficado”.

Gráficos del T-Report en T-AdvisorLas tablas comparativas son también útiles para evaluar los datos. Por eso mostramos la rentabilidad acumulada y diferentes visiones de diferentes modelos técnicos.

Análisis técnico en el T-Report de T-Advisor

De modo similar, cada T-Report compara el activo con el índice de referencia para comprobar si tiene una rentabilidad mayor o peor. También muestra cifras relevantes como alpha y beta. Hay que subrayar que el T-Report tiene múltiples ayudas que explican el significado de todos los datos con solo situar el cursor sobre ellas.

Comparación de riesgo e índices en el T-Report de T-Advisor

En T-Advisor consideramos que la preservación de capital es el objetivo principal para un inversor. El capítulo dedicado al análisis de riegos es amplio, porque queremos informar adecuadamente de ellos para ayudar a los inversores a preservar su capital. Volatilidad, VaR (valor en riesgo, en sus siglas en inglés) y retroceso son las principales cifras. También incluimos un cuadro comparativo que vincula rentabilidades y volatilidad del activo y diversos índices.

Análisis de riesgos en el T-Report de T-Advisor

Por último, si no está satisfecho, el T-Report muestra inversiones alternativas clasificadas por mercado y sector, para que pueda encontrar la que se ajuste a sus intereses.

Alternativas de inversión en el T-Report de T-Advisor

En resumen, invertir no es un juego. Requiere tiempo para analizar dónde vamos a distribuir nuestro dinero. La información es materia fundamental para evaluar las opciones y tomar decisiones, pero esta información debe estar organizada de forma adecuada y sistemática es la respuesta para estas necesidades.

Alfa y beta: los griegos en mi cartera

Dos conceptos fundamentales en la teoría moderna de carteras son los índices alfa y beta. Proporcionan información al inversor sobre el riesgo del activo (una acción, un fondo, un ETF) comparado con su índice de referencia, pero ambos son sustancialmente diferentes.

Alfa y beta en T-Advisor

Si entramos en nuestra pantalla de T-Advisor y elegimos un activo (para este caso, Vestas Wind Systems), el T-Report correspondiente tiene un apartado titulado “Rendimiento relativo vs índice”. Ya hemos publicado sobre la correlación. Ahora, expliquemos que son alfa y beta y por qué son referencias importantes para los inversores.

Alfa muestra la rentabilidad añadida del valor comparado con el índice de referencia para un determinado riesgo asumido. En la imagen, la cifra es 0,0197. Esto significa: este activo tiene una rentabilidad mejor que el índice de referencia. Cuando más alta, mejor. Esta rentabilidad adicional tiene que ver con razones no vinculadas al índice. La medida también existe para fondos y carteras. Una manera de descubrir si el gestor del fondo es bueno es simplemente mirando el alfa.

¿Y la beta? En este caso, esta cifra mide la volatilidad o cuánto varía el precio del activo cuando el índice se mueve hacia arriba o hacia abajo un 1%. Si es positivo, el activo varía en la misma dirección que el índice. Si es negativo, la variación es al contrario.

Por ejemplo, en la imagen de arriba, beta es 1,27. Esto significa que el activo es más volátil que el índice: cuando el índice cambia un 1%, el activo lo hace un 1,27%. Si la ratio fuera menor de 1, significa que el activo tienen una baja volatilidad.

Esto es la teoría, pero ¿qué hay que decir de la práctica? Simplemente, recuerde algunas ideas:

  1. Busque alfas positivas pero esté atento conjuntamente a la beta, porque la beta indica cuándo riesgo está asumiendo.
  2. En mercados alcistas, busque activos con betas altas positivas
  3. Por el contrario, en mercados bajistas, busque betas bajas o negativas, que apuntan una correlación inversa.

En todos los casos, el inversor está eligiendo su exposición al riesgo. T-Advisor proporciona las cifras. Cuánto es su exposición es una cuestión de su propia decisión.

Liquidez y volatilidad, una relación inversa

Datos de volatilidad y liquidez de valores en T-Advisor

Los mercados financieros tienen un factor constante a considerar: el riesgo. Cuando invertimos nuestro dinero en cualquier activo, corremos un riesgo, porque no es seguro que el valor suba tanto como esperamos. Es más, no es seguro siquiera que suba.

El análisis de los riesgos en nuestras inversiones debe tener en cuenta dos medidas: liquidez y volatilidad. La liquidez informa sobre la capacidad del activo de venderse sin cambiar significativamente el precio y con una pérdida mínima. Por ejemplo, la vivienda es menos líquida que los bonos o las acciones. Este ejemplo se percibe claramente, pero no es tan claro cuando comparamos acciones o bonos. Las herramientas de análisis técnico y fundamental son necesarias para estos casos.

Por su parte, la volatilidad informa sobre la variabilidad del precio de un activo en un determinado periodo. Dicho de otro modo, cuando se alejan los precios actuales de su media. Cuantos más altibajos, más volátil. Hay muchas razones que alteran fuertemente los precios: una crisis, rumores, datos, decisiones políticas o económicas. Hay varias referencias para medir la volatilidad en los índices bursátiles: VIX para el S&P500, VXN para Nasdaq o VXD para el Dow Jones, por mencionar sólo algunos de una larga lista.

Por separado, ambas medidas ofrecen al inversor algo de información, pero conectado ambas se obtiene mucho más. Hay una correlación inversa, porque un activo muy volátil es menos líquido. El dinero se expone a más pérdidas cuando corremos estos riesgos. Pero aquéllos que siguen los mercados y utilizan herramientas de información sobre acciones para hacer trading pueden obtener mayores retornos beneficiándose de estos cambios bruscos en los precios.

Este es, por ejemplo, el caso de T-Advisor. La suite ofrece estudios gráficos sobre la volatilidad y liquidez de cada acción. Un inversor tiene disponible los datos de volatilidad de los últimos 6 años y una evaluación del riesgo. También se compara la volatilidad de las acciones con los principales índices como MSCI o Euronext. Después de conseguir la mejor información, es sólo cuestión de una decisión del inversor: ¿cómo es su perfil de riesgo inversor?

Cuadro comparativo de volatilidad de valor e índices en T-advisor