Tag Archives: Tipo de Interés

Factores externos que debes considerar para tu cartera

Acciones, fondos y ETFs, como activos, tienen sus propios ratios y cifras que nos ayudan a decidir si los compramos o vendemos para nuestras carteras. Como ya hemos escrito, hay diversas medidas, como rentabilidad, volatilidad, riesgo, análisis técnico y muchas más.

Pero los activos no están en un mundo paralelo y les afectan factores externos. Por eso, un inversor debe estar siempre alerta a las noticias. Puedes tener una buena cartera con un estupendo score, pero pueden ocurrir acontecimientos repentinos e inesperados. Esta es una lista breve de algunas circunstancias que pueden cambiar todo en la evolución positiva de nuestra cartera:

  • Macroeconomía: si invertimos en activos de un país concreto, debemos tener en cuenta la evolución del propio país. PIB, inflación, deuda y déficit público son algunas de la cifras a evaluar. Cuando una compañía, por ejemplo, depende del consumo interno, debes seguir la variación del consumo global en ese país. Una alta deuda también es un riesgo, si has comprado bonos locales.
  • Evolución del sector: cuando inviertes en una compañía, debes considerar la evolución global de su sector económico. Por ejemplo, el petróleo ha estado en las portadas en el primer semestre del año y ha tenido efectos en el valor de las petroleras. Esto también afecta a fondos y ETFs vinculados a un sector específico.
  • Evolución individual de la empresa: balances, cuentas de resultados y, muy importante, inversiones y expectativas sobre el negocio futuro son algunos de los hechos a seguir.
  • Tipos de interés: ahora estamos viviendo una situación extraña, porque los tipos oficiales de interés están en torno a cero o incluso negativos. Los tipos de interés tiene una fuerte conexión con los intereses que ofrecen los bonos. También son la condición para valorar la posible rentabilidad de diferentes tipos de activos. Si los intereses son altos, los inversores posiblemente miren hacia fondos de renta fija, bonos o incluso depósitos. Si son bajos, se irán hacia renta variable.
  • Política: el dinero huye de la inestabilidad e intenta descansar en puertos seguros. Agitación social, cambios políticos por elecciones o enfrentamientos entre países (no necesariamente una guerra) son situaciones para tener en cuenta con el fin de decidir las inversiones más seguras.
  • Lo inesperado: hay también un agujero negro de situaciones inesperadas, como un ataque terrorista, la quiebra de una empresa o un crash de repente en el mercado de valores (¿quién podía haber predicho el Lunes Negro de 1987?).

Sí, podemos pensar que tenemos todo bajo control, que los ratios de nuestra cartera son imposibles de mejorar, pero las inversores no solo dependen de cifras internas. Vivimos en un mundo donde ocurren muchas cosas y varias tienen grandes consecuencias para nuestro patrimonio. ¿Mencionarías algún factor más para nuestra lista?

Recorte de tipos del BCE: posible impacto y efectos

La decisión de Mario Draghi y el Consejo de Gobierno del BCE de recortar los tipos de interés la pasada semana fue una sorpresa para inversores y mercados. Habitualmente, la institución que rige la política monetaria europea evitaba recortes repentinos en los tipos, pero las últimas cifras de inflación de la Eurozona (del 1,1% de septiembre al 0,7% de octubre) junto con una fuerte apreciación del euro frente al dólar (hasta su máximo anual en 1,38 dólares) fueron causas determinantes.

El impacto inmediato en los mercados financieros fue positivo: los índices subieron como suele ocurrir ante este tipo de decisiones, pero la atención de los inversores está dividida atenta a la evolución del otro lado del Atlántico. El PIB del tercer trimestre de Estados Unidos subió más de lo esperado y aumentó las preocupaciones sobre el recorte del QE3 (es decir, que la Reserva Federal podría empezar a reducir las compras de deuda estadounidense llevadas a cabo para expandir el crédito y favorecer una recuperación más rápida de la crisis económica). Los mercados cambiaron el sentimiento a negativo.

La actual situación de la política monetaria en los principales bancos centrales mundiales es relajada, con el fin de impulsar la debilidad de las economías. El Banco de Japón mantiene su tipo en 0%, la Fed cerca del 0% y el BCE se une ahora al grupo con un tipo no muy lejano (0,25%). Los analistas y expertos tienen diferentes puntos de vista sobre las próximas consecuencias.

El responsable de estrategia de divisas del banco USB, citado por Reuters, afirmó que el BCE podría haber optado mejor por otros instrumentos, como una tasa de depósito negativa para los bancos, más créditos baratos a largo plazo o incluso un programa de “Quantitative Easing” como en Estados Unidos. Estas medidas habrían tenido un efecto mayor para impulsar el flujo del crédito, según el experto del USB, que es la principal preocupación para el sistema monetario. En la misma línea, un analista del banco privado Berenberg, citado por Spiegel, señaló que el recorte “no dañaría nada, pero tampoco haría mucho”.

The Economist recordaba que Draghi señaló “otra artillería” si el recorte de los tipos no era suficiente. Los fantasmas de la deflación y el estancamiento económico de Japón sobrevolaron Fráncfort la semana pasada. En cualquier caso, el BCE tomó la decisión tal vez, como cree el economista Paul Krugman, porque la institución no está tan segura de que “Europa haya salido del túnel” de la crisis. Sin embargo, debe recordarse que el mandato del BCE se limita al control de la inflación, no a la mejora de la economía y el empleo, como la Reserva Federal.