Tag Archives: Preservación de capital

Los resultados de las carteras modelo de T-Advisor en 2016

T-Advisor, en tanto que solución de gestión de patrimonios para particulares y profesionales, no solo tiene herramientas para las propias inversiones, sino también propuestas para seguir o incluso copiar. Por eso nuestro sistema tiene sus propias carteras modelo. Son nueve: cinco relacionadas con perfiles de riesgo (de agresivo a muy conservador) y cinco relacionadas con países (Alemania, Reino Unido, España y México y Nasdaq 100 en América).

¿Cómo funcionan? Nosotros seleccionamos entre cuatro y seis ETFs para las carteras de perfil de riesgo y hasta diez acciones para las carteras de país. La principal cuestión para nosotros es la preservación de capital. Por eso, nuestros resultados, cuando son negativos, son mejores que los mercados. Para conseguirlos, rebalanceamos las carteras cada dos meses. Estos rebalanceos permiten mejorar los resultados, ya que excluimos las posiciones más afectadas por tendencias negativas de mercado y las sustituimos por mejores acciones y ETFs. La diversificación es parte también de la estrategia. Seleccionamos los valores con los mejores score y cifras relevantes para obtener los mejores resultados.

Estos son los resultados para 2015 de nuestras carteras modelo de perfil de riesgo:

Rentabilidad 1 año Volatilidad Ratio Sharpe
Agresivo -2,53% 19,44% 0,57
Dinámico 1,47% 16,86% 0,51
Equilibrado 3,53% 10,03% 0,58
Conservador 1,52% 3,94% 0,90
Muy conservador 0,80% 2,39% 0,18

The figures were collected on January, 2nd, and we compare the results of 2015 and 2016. There is a general improvement (except the balanced strategy, although it is positive anyway). We have to remember that the year was quite unstable in the markets, as there have been several surprises that affected negatively. Despite this instability, none of our strategies closed with negative returns.

Las cifras se tomaron el 2 de enero y comparamos los resultados de 2015 y 2016. Hay una mejora general (excepto la estrategia equilibrada, aunque es positiva en cualquier caso). Tenemos que recordar que el año ha sido bastante inestable en los mercados, ya que ha habido varias sorpresas que afectaron negativamente. A pesar de esta inestabilidad, ninguna de nuestras estrategias cerró con resultados negativos.

Y ahora les mostramos los resultados de las carteras modelo de país:

Rentabilidad 1 año Volatilidad Ratio Sharpe Índice
Alemania 44,70% 19,89% 6,23 2,08% (DAX)
España 5,74% 18,28% 1,59 -9,00% (Ibex)
México 23,96% 15,03% 5,09 -1,81% (IPC)
Nasdaq 100 2,97% 18,52% 3,27 -2.44% (Nasdaq)
Reino Unido 18,32% 14,72% 2,98 -8,80% (FTSE)

Excepto la cartera de Reino Unido, nuestras estrategias superaron a sus mercados de referencia, pero incluso la británica obtuvo un buen resultado. El mejor rendimiento correspondió a Alemania de nuevo y el peor a España, pero en este último caso, el Ibex terminó con resultado negativo.

Conozca más detalles de las carteras y los activos incluidos en nuestra plataforma. ¿No está tentado de clonarlas? Tenemos una herramienta que le permite hacerlo a nuestros usuarios. ¡Pruébelo y compare los resultados con sus inversiones!

Preservación de capital: más que una estrategia

Las personas no relacionadas con las inversiones suelen pensar que este negocio es fácil y que las altas rentabilidades son la regla habitual. Si dices: “Invierto”, te miran como si fueras rico, cuando probablemente intentas evitar la pérdida de poder adquisitivo causada por la inflación. Esta es la estrategia más conservadora por lo general, pero la idea tras este comportamiento es la preservación de capital.

La preservación de capital se define como una estrategia conservadora que intenta evitar la pérdida de valor de tus inversiones. Algunos inversores están más tranquilo si su dinero no decrece, pero esta pequeña ambición tiene un enemigo: la inflación. Si la meta financiera se reduce solo a este sentido más estrecho de la preservación de capital, perderán poder adquisitivo a largo plazo. Por eso, para esta estrategia, se recomiendan inversiones seguras a corto plazo, como bonos y certificados.

Sin embargo, la preservación de capital significa algo más, porque está detrás de cualquier estrategia de inversión. Si es más agresiva o más conservadora, no significa que la meta entre bambalinas no sea la misma: mantener al menos la misma cantidad que se invierte manteniendo la misma capacidad de compra. Posiblemente, algunos discutirán que las carteras más agresivas se diseñan para obtener los mayores retornos aceptando la volatilidad, pero ningún inversor es tan loco para aceptar perder su dinero sin un plan B.

Este plan B es preservar el capital mediante el rebalanceo. Cuando un inversor recibe alertas de su sistema, tiene que decidir cuándo cambiar su estrategia. Un inversor habitual no es un trader, sino que prefiere invertir a largo plazo. Por eso es porque estos inversores tienen que evitar el pánico en determinados periodos cuando los mercados están bajistas o reaccionan de forma negativa ante una causa externa (por ejemplo, Brexit o similar). Los inversores tienen que mirar al largo plazo y analizar con sus herramientas el efecto real sobre su estrategia y si tienen que rebalancear sus carteras. ¿Para qué? En primer lugar, para preservar su capital; en segundo lugar, para servir a su estrategia (más conservadora o más agresiva).

En otras palabras, al igual que la meta principal de las empresas es sobrevivir en el mercado, el objetivo principal para un inversor es la preservación de su capital. Los rendimientos llegarán, mayores o menores, pero estos serán un segundo paso. Las alertas, los módulos de optimización y los sistemas de bootstrapping (como tiene T-Advisor) son las herramientas para tener éxito en ello.

¿Está funcionando mi cartera o no?

Pantalla principal de cartera en T-Advisor

Los inversores organizan sus inversiones de manera eficiente en carteras. Esta es la norma, pero la pregunta es: ¿cómo hacer un seguimiento de mi cartera? ¿Puedo prever de algún modo problemas en mis inversiones? ¿Qué ratios debería tener en cuenta para configurar y distribuir mis activos?

Hay algunos indicadores que nos dan pistas si vamos o no por el camino correcto y los cambios que debemos adoptar:

  • Rentabilidad: por supuesto, es el primero. Como inversor, no debes estar ansioso en el corto plazo, porque la volatilidad es la norma actual. Deberías utilizar herramientas que proporcionen diferentes plazos para comparar la evolución. Sin embargo, tienes que pensar en cambios si la rentabilidad se mantiene negativa en el medio plazo.
  • Comparar con otras referencias: es una buena idea comparar la evolución de tu cartera con los benchmarks (un índice o un smart benchmark). Esta comparación te ayudará a evaluar la proporción de beneficios o pérdidas que tienes y relativizar o subrayar la importancia del resultado. Por ejemplo, si tu cartera pierde un 3% y tu benchmark pierde un 5%, no está tan mal. Estás mejor que el índice, aunque deberías considerar cambiar tu estrategia, si la tendencia negativa se intensifica.
  • Diversificación: consigue gráficos de la proporción de activos en tu cartera relacionado con regiones, divisas y categoría de activos. Una distribución diversificada te ayudará a evitar diversos riesgos.
  • Riesgos: es realmente el segundo indicador más importante después de la rentabilidad. Analiza la volatilidad, el valor en riesgo (value at risk o VaR en inglés) y la contribución al riesgo de tus posiciones. Un análisis segmentado te enfocará mejor a tus próximas decisiones. ¿Debería mantener, comprar o vender? Otra cifra bastante importante es la ratio Sharpe para entender cómo es de interesante asumir riesgos para conseguir una determinada rentabilidad.
  • Tendencia: deberías como inversor utilizar herramientas para conocer la tendencia de la cartera, si es alcista o bajista.
  • Coherencia entre la cartera y el perfil inversor: ¿es tu cartera coherente con tu perfil inversor, tu tolerancia al riesgo y la rentabilidad esperada? Esta es otra cuestión que debes plantearte.

Necesitas herramientas para hacer un análisis completo y obtener una vista global de tu cartera y tomar las mejores decisiones para mejorar tus resultados. Es importante que utilices indicadores objetivos, observes riesgos y retornos, comprendas todo y tomes decisiones racionales, nunca guiadas por situaciones a corto plazo. Al final, no solo se trata de beneficios, sino sobre todo de preservación de capital. La plataforma T-Advisor ofrece estas cifras para que cualquier persona pueda configurar y hacer una distribución de activos en sus propias carteras del modo más eficiente.

Carteras modelo, el producto de moda en inversiones

Carteras modelo de T-Advisor

Las carteras modelo son uno de los conceptos de moda en inversiones. Se mencionan en todas partes y la tendencia robot asesora los ha subrayado como una solución estándar para ofrecer productos de inversión sencillos y más baratos con retornos interesantes.

En T-Advisor, las carteras modelos no son nada nuevo. Lo vimos claro desde nuestro inicio hace tres años. Uno de nuestros módulos es específico para proporcionar dos tipos diferentes: carteras de ETF divididas en diferentes perfiles de riesgo and carteras de acciones divididas en mercados.

Nuestra estrategia se basa en cálculos cuantitativos. Son complejos modelo matemáticos que ayudan a detectar oportunidades de inversión mezclando diferentes indicadores, como rentabilidad histórica, volatilidad, tendencia, alfa, VaR, correlaciones… el cóctel de datos depende del desarrollador y el estratega, que trabajan juntos para encontrar la composición apropiada de este conjunto de datos para conseguir los activos más interesantes y el mejor rendimiento.

En nuestro caso, nuestras carteras modelo juegan con dos criterios: el mejor retorno y la preservación de capital. Buscamos buenas rentabilidades para superar las del mercado, pero también reducimos pérdidas comparadas con los índices de referencia en periodos bajistas. Para mantener estas metas, revisamos cada dos meses las carteras modelo para rebalancear los activos que no funcionan como deseamos.

Las carteras modelo son sencillas para los clientes: la estructura es clara, se basan en una estrategia disciplinada y los cambios son ocasionales, para hacer ajustes en determinados periodos. Sin embargo, no son productos fáciles para las empresas que los ofrecen, porque necesitan unos sistemas de cálculo robustos, como los que hemos desarrollado en T-Advisor, Además, no podemos decir que la máquina trabaja sola, porque los gestores de patrimonios supervisan el proceso, creando la estrategia y analizando posibles cambios. Aunque las carteras modelo están vinculadas a los robot asesores, no son totalmente robóticas y las utilizan compañías tradicionales de inversión.

Las carteras modelo son flexibles, porque el gestor puede diseñarla teniendo en cuenta diferente diversificación, riesgo, activos, divisas o áreas geográficas. Son también sencillas de explicar a los inversores, porque parecen cajas hechas a medida.

Veamos un ejemplo en T-Advisor: nuestra cartera de México, compuesta por 10 acciones locales. Nuestra rentabilidad a 1 años fue del 22,69%.

Cartera modelo de México en T-Advisor

El índice IPC mexicano tuvo una rentabilidad a 1 año del… 0,46%.

Índice IPC de México en el último año

Este es un ejemplo claro de cómo funciona una cartera modelo. Los inversores particulares las eligen porque son fáciles de entender y los gestores de patrimonio, porque son fáciles de explicar. La comunicación tienen un papel muy importante en las finanzas y los productos sencillos ofrecen más confianza.

Mi meta en tiempos bajistas: la preservación de capital

Los mercados están ahora muy volátiles. Hemos vivido un periodo bajista acusado, pero no está claro que la subida se consolide, porque la tendencia no está clara todavía. En este caso, el pánico es el peor asesor. Por el contrario, los inversores tienen que analizar adecuadamente sus carteras para tomar las decisiones adecuadas. Si no eres un trader, si eres un inversor a largo plazo, tienes que asumir que es difícil evitar las pérdidas en algunos periodos, más aún cuando todos los mercados están cayendo con fuerza. Por lo tanto, tu objetivo tiene que ser otro: la preservación de capital.

¿Qué significa preservar tu capital? Tu objetivo como inversor debe ser mantener tus activos con las menores pérdidas posibles o, por supuesto, obtener beneficios. Como hay muchos cambios a largo plazo, tienes que concentrar tus preocupaciones en los tiempos bajistas: ¿cuánto estás perdiendo? El éxito es no perder o perder menos que tu mercado de referencia, pero ¿cómo puedes obtener esa información? La respuesta es el smart benchmark.

Gráfico de smart benchmark en T-Advisor

La imagen superior es muy clara: mi cartera pierde, porque he invertido en un mercado que ha entrado fuerte en negativo, pero yo solo pierdo un 2,4%, mientras que el mercado de referencia (el smart benchmark) pierde un 14%. ¿No está mal, eh?

Como decimos con frecuencia, es importante disponer de las herramientas adecuadas para analizar tus inversiones y tomar decisiones. La preservación de capital debe ser tu primera meta. No pierdas dinero o pierde lo mínimo. En los periodos alcistas, tu objetivo será superar la rentabilidad del mercado de referencia.

El siguiente gráfico es incluso más claro:

Gráfico de riesgo de cartera en T-Advisor

Mi cartera “Germany” está mucho mejor que el mercado de referencia: pérdidas mucho menores en un periodo bajista, menos volatilidad y un mejor ratio Sharpe.

¿Qué otras herramientas debo tener en cuenta para preservar mi capital?

  • Analiza cómo contribuyen al riesgo tus posiciones. En este caso, puedes averiguar si tienes un activo incómodo para sustituirlo.

Gráfico de activos según contribución al riesgo

Perfil de riesgo relacionado con riesgo de cartera

  • Considera la diversificación. En tiempos bajistas, la diversificación es una gran ayuda para evitar graves pérdidas. Puedes analizarlo con el beneficio en diversificación, que compara cuánto ganas si tu cartera tiene diferentes activos:

Tabla de beneficio en diversificación en T-Advisor

  • Observa el Value at Risk (valor en riesgo), que mide la probabilidad de tener un determinado nivel de pérdidas. Como puedes ver, mi cartera tiene el peor VaR, lo que significa que tengo que considerar algunos cambios en mi distribución para evitar futuras pérdidas.

Tabla de riesgo de cartera en T-Advisor

Todas esta cifras ayudarán a entender tu posición actual y tu riesgo. Entonces, podrás decidir si tienes que rebalancear total o parcialmente tu cartera. La estrategia es clara: mantén tu capital y configura tu cartera para perder menos en los malos tiempos y superar las ganancias del mercado de referencia en los tiempos favorables.

Las herramientas que necesitas para invertir de forma eficiente con tu cartera

Imagina que tienes una cartera. Bien, has organizado tu objetivo financiero en una composición estructurada de acciones, bonos o cualquier activo acorde a tu perfil inversor. Sin embargo, eres un inversor motivado y tienes interés en seguir, mejorar y analizar tus inversiones… y no encuentras las herramientas adecuadas para hacerlo.

¿Qué herramientas necesitas? En primer lugar, necesitas una plataforma que te permita crear fácilmente tu cartera con pasos sencillos e incorporar tus activos de tu propia hoja Excel o directamente en el sistema. Es importante que puedas seleccionar adecuadamente tu perfil desde el principio.

Pantalla de T-Advisor para crear una cartera

Una vez que has creado tu cartera e incluido los activos, tienes que hacer seguimiento y análisis. No se trata solo de diferentes periodos de rentabilidad y volatilidad, sino también de un análisis de la diversificación y los riesgos. Como inversor, debes tener en cuenta que uno de los principales objetivos es la preservación de capital. Esto significa que una correcta estrategia de inversión debería superar la rentabilidad del mercado de referencia en los periodos alcistas y tener unas pérdidas sustancialmente menores en periodos bajistas. El beneficio de diversificación, qué activos contribuyen más al riesgo o una comparación con un benchmark compuesto (smart benchmark, como lo denominamos en T-Advisor) son herramientas útiles para esto.

Pantalla de análisis de riesgos de cartera en T-Advisor

Este análisis debería incluir también un análisis gráfico de la distribución de activos para comprender la concentración del riesgo en diferentes conceptos.

Pantalla de análisis de distribución de activos en T-Advisor

Y finalmente, por lo que se refiere al análisis y monitorización, deberías tener acceso a algún tipo de calificación o score para percibir la calidad de tu portfolio, así como algunas sugerencias de mejora.

Pantalla de calificación de cartera y sugerencias de mejora en T-Advisor

En el caso de que percibas que tu cartera necesita una mejora, tu plataforma debería incluir una herramienta para analizar de dónde vienen los problemas y optimizar los resultados. La optimización tiene que proponer una frontera eficiente para la distribución de activos y una propuesta de los cambios que deben introducirse.

Herramienta de optimización de cartera en T-Advisor

Herramienta de frontera eficiente de cartera en T-Advisor

Por último, necesitas un sistema de alerta para reaccionar cuando hay profundos movimientos en los mercados que afectan a tu cartera. Tu plataforma debería también proporcionarte un sistema para configurar las alertas según tus necesidades.

Pantalla de configuración de alertas en T-Advisor

T-Advisor es tu alternativa para crear, monitorizar, optimizar y modificar de forma eficiente tu cartera de forma autónoma e independiente. Hay muchas plataformas, pero tiene menos herramientas o son de pago. Puedes elegir T-Advisor de forma gratuita para sentir la experiencia de invertir y controlar tus finanzas por ti mismo.