Tag Archives: fintech

El futuro está aquí: inteligencia artificial y gestión de activos

Piense en esta situación. Imagine que es cliente de una gestora de patrimonios y que su gestor le envía un informe sobre las mejores oportunidades para sus inversiones, con recomendaciones y comentarios para obtener los mejores rendimientos. Entonces, habla con un amigo, que es también cliente de la misma gestora y ambos comentan el informe. Ambos descubren que sus respectivos informes están personalizados y no son los tradicionales informes de recomendaciones estandarizadas que estas entidades suelen publicar. Cada uno tiene información personalizada y ambos descubren que la entidad ha utilizado sus todos sus datos para diseñar el mejor informe para satisfacer sus necesidades. Entonces, explica a su amigo algunos cambios en sus inversiones. Ambos tienen el mismo perfil de riesgo, pero las carteras y sus modificaciones no tienen nada que ver una con la otra.

El ejemplo puede ser más amplio, pero es suficiente para presentar los cambios que viviremos pronto en el sector de gestión de patrimonios. La expresión detrás de estos cambios es inteligencia artificial. Abreviada en inglés como AI, no se trata de una película de Steven Spielberg. Está lejos de la ficción, porque es la realidad. La capacidad de aprendizaje de las máquinas se ha incrementado de forma exponencial en los últimos años y seguirá disparándose. Hay una combinación de análisis big data, lenguaje natural y aprendizaje de la máquina. El análisis big data proporciona la capacidad de aprender mejor no solo sobre el cliente, sino también de cualquier tendencia alrededor de él. El lenguaje natural permite a las máquinas interpretar y generar lenguaje escrito y hablado. El aprendizaje de las máquinas utiliza algoritmos que pueden aprender y hacer predicciones de datos.

Esta será la mezcla que veremos crecer en los próximos años. La transformación será profunda en todo el sector financiero. Actualmente, un 26% de las entidades de gestión de activos y patrimonio utilizan ya la AI para tomar sus grandes decisiones, según PricewaterhouseCoopers. El dinero fluye hacia ahí de forma creciente, porque todos están de acuerdo en que será el próximo paso para el negocio fintech.

Por ejemplo, los procesos de lenguaje natural ayudarán más al cumplimiento normativo, ya que las máquinas aprenderán inmediatamente los cambios y las adaptaciones serán más sencillas en las plataformas. Esto tendrá un efecto colateral relevante al gestionar los riesgos de forma más eficiente. El cliente obtendrá una experiencia de usuario muy mejorada con nuevas interfaces. Las tareas del asesor se centrarán en la búsqueda de activos y el seguimiento de carteras. También serán más activos en la respuesta a las necesidades de los clientes e incrementarán el valor añadido de sus servicios.

Los robo-advisor son el primer paso de este cambio. Habrá más cambios con una mayor automatización. Los robo-advisor y los asesores humanos experimentarán varias transformaciones en sus tareas y roles frente a los clientes. Ellos, los clientes, serán los ganadores y los únicos perdedores serán las entidades (no solo humanas, también fintech) que no se adapten a la nueva ola.

MiFID II y mi roboadvisor

El próximo mes de enero, la directiva europea MiFID II entrará en vigor. MiFID son las iniciales en inglés de la Directiva de Mercados de Instrumentos Financieros. Había una primera versión, pero la evolución del mercado y el interés de las instituciones europeas de proteger a los inversores particulares promovieron esta segunda parte.

¿Qué significa? En realidad, esta normativa mejora la transparencia en los mercados y los precios, promueve costes más bajos y fortalece la protección del inversor. Por ejemplo, en lo que se refiere a la protección del inversor, hace mayor énfasis en la comunicación, cláusulas de divulgación y transparencia. La supervisión se refuerza y se pone el foco en la gestión y la gobernanza de las entidades financieras y los mercados.

MiFID tiene una gran complejidad, pero nos preguntamos: ¿qué pasaría si invertimos a través de un roboadvisor? ¿Evitarán la regulación estas plataformas? No, en ningún caso. La automatización no significa para nada que los roboadvisor protegerán menos a sus clientes. Por el contrario, los roboadvisors promueven unos costes menores, la estandarización y la transparencia.

Hay que considera que hay varios tipos de plataformas: desde los servicios automáticos en su totalidad a otros donde hay una plataforma con gestión activa humana. Esta diversidad no está relacionada con diferentes niveles de protección, porque todos ellos deben cumplir con los correspondientes tests para comprobar la capacidad y el conocimiento de los clientes y también tienen prohibidas las retrocesiones si son independientes. ¿Qué significa esto? De forma breve, los roboadvisors independientes no podrán vender productos financieros de otras entidades (por ejemplo, fondos de inversión) para obtener comisiones de ventas. Bien, vamos a explicarlo un poco más: si se da de alta en el roboadvisor XYZ, que se presenta como independiente, se compromete a vender el mejor producto según el perfil del inversor: el mejor de cualquier entidad. Si el roboadvisor no es independiente, debe estar muy claro que vende de entidades concretas y recibe una retrocesión por cada venta.

Los roboadvisors son plataformas, pero hay personas detrás que crean las carteras. Estas personas deben tener estudios específicos, según la forma. Pero el efecto más importante es la transparencia en costes: roboadvisors (como los asesores humanos) tendrán que informar con detalle de cualquier coste. Estos costes deberán estar listados, no sumados. En esta parte, los roboadvisors están lejos de los asesores humanos. Una de las primeras cosas que encuentras en las websites de los roboadvisors son las cifras que debes pagar por la gestión, porque tiene muy claro sus ventajas frente a modelos tradicionales.

Como ve, MiFID regulará mucho más que la protección de inversores. Se ha desarrollado con los diversos aprendizajes de la crisis y las recientes soluciones fintech. Intenta ordenar estos nuevos sistemas, que tienen que aceptar las normas. Si los roboadvisors no aceptaran MiFID II, ¿qué credibilidad mantendrían cuando dicen que son transparentes?

Asesores híbridos: la futura mezcla de humanos y tecnología en finanzas

Asesores híbridos, la fusión de tecnología y personas

¿Recuerda Robocop? Sí, ese policía medio humano y medio máquina. La película de Paul Verhoeven tuvo mucho éxito a finales de los años 80 del siglo pasado. Esa idea (la fusión entre humanos y máquinas) es un posible desarrollo en finanzas, pero por favor no espere un cyborg en un banco o en oficina de una gestora.

El asesor y blogger Michael Kitces propuso ya hace un año esta aproximación al asesor “cyborg” y lo ha vuelto a sostener hace unos días. Los robots financieros (los famosos robo-advisors) han cambiado profundamente el panorama financiero. Algoritmos, bajas comisiones y un ligera estructura son sus principales características, pero los humanos todavía tienen un papel en algunos modelos de robots financieros. Vean, por ejemplo, Personal Capital o Vanguard Personal Advisor Services, en donde hay una combinación de tecnología y asesoramiento humano.

Un informe reciente de My Private Banking indicaba que el modelo mixto de asesor alcanzará en 2020 los 3,7 billones de dólares y representará el 10% del total del patrimonio de inversiones en 2025. Por el contrario, los robots asesores puramente tecnológicos tendrán solo un 1,6% de la cuota de mercado. También mencionó una tendencia relevante: los robots asesores de marca blanca de proveedores tecnológicos para entidades financieras.

El fenómeno robo-advisor ha mostrado una evolución más compleja de la esperada. Al principio, parecía que las máquinas iban a sustituir a todo el mundo en la industria de gestión patrimonial. Sin embargo, estamos evolucionando a un paisaje mixto donde los robots financieros puros (Wealthfront, Betterment) y las plataformas automáticas para inversores autónomos (como T-Advisor) conviven en el mercado con entidades que han desarrollado sus propias plataformas (Vanguard) o compraron compañías existentes (como BlackRock hizo con Future Advisor) y con gestores y asesores híbridos.

El mercado tiene espacio suficiente para diversos modelos, pero es cierto que los cambios se están centrando en proporcionar un “toque humano” a las soluciones algorítmicas. Kitces, como ya hemos dicho, tituló su reciente post así: “El movimiento robo-advisor B2C está muriendo, pero su legado tecnológico vivirá”. El texto explica las dificultades del modelo puramente tecnológico, pero acepta la revolución en el sector que ha conseguido la tecnología. De hecho, subraya que la tecnología no está sustituyendo a los asesores, sino que su número crece. Los gestores de patrimonios han aceptado la tecnología y están aprendiendo cómo utilizarla para mejorar sus resultados. My Private Banking propone también diferentes aproximaciones y estrategias de las soluciones robot según el segmento de clientes.

En conclusión, el sector financiero ya es consciente de que los robots asesores no son una moda: son una solución estabilizada en el mercado y competidores reales a la relación clásica persona a persona en el asesoramiento. Pero el sector finalmente ha aprendido. Han olvidado las opiniones negativas y adoptado una visión diferente. La tecnología es un aliado y los asesores humanos tienen que librar la batalla en este campo si quieren sobrevivir. El modelo híbrido es una solución que completará progresivamente el sector de la gestión de patrimonios con el tradicional y el puro tecnológico. Veamos la tendencia en los próximos años y la cuota de mercado que ocuparán.

Robots asesores: la palabra que está cambiando las finanzas

Robots asesores : imagen de la app de T-Advisor

Robots asesores, robots financieros, roboadvisors o roboadvisers en inglés: el nombre empezó como algo despectivo, pero al final ha sido adoptado por los diferentes proveedores que operan en el sector. Es la palabra de moda en la tecnología financiera (o fintech, como se suele conocer).

El concepto es simple: con la evolución tecnológica, se han desarrollado algoritmos para crear carteras y gestionarlas automáticamente o con una intervención humana mínima. Tradicionalmente, un asesor financiero se reunía con el cliente, escuchaba sus necesidades y creaba una cartera personal vinculada a un plan financiero. En el caso de los robots asesores, el cliente se registra, rellena un cuestionario de perfil de riesgo inversor y el sistema le propone una cartera modelo. Esta cartera cambia (lo que se conoce como rebalanceos), a través de algoritmos, con el fin de mejorar los resultados cuando los mercados tienen una etapa negativa. Fácil: inviertes y la máquina trabaja.

El efecto inmediato y claro es en el precio: las comisiones son muy bajas. La tecnología ha abierto una puerta enorme a los servicios de bajo coste con una gran calidad y las finanzas no están fuera de esta tendencia. Los robots financieros son la solución para pequeños inversores que no tienen suficientes fondos para ser rentables a los asesores, pero buscan más rentabilidad que los productos bancarios tradicionales, como los depósitos. Además, los inversores sienten el control de sus inversiones, ya que tienen una plataforma disponible las 24 horas todos los días con una interfaz web o una aplicación móvil de diseño atractivo. También tienen más ventajas, como ya hemos explicado anteriormente.

¿Por qué son tan baratos?

  • La plantilla es pequeña.
  • Las carteras está formadas de ETF, que son un tipo de fondos sencillo, transparente y con bajas comisiones.
  • Los productos son carteras masivas. No hay cartera personalizada, como hacen los asesores tradicionales, sino una para cada perfil de riesgo.

La lista de empresas es larga y los activos gestionados crecen rápidamente: un estudio de AT Kearney indicaba que los activos gestionados por los robots asesores alcanzarían los 2,2 billones de dólares en 2020. Actualmente, los mayores robots asesores (en EEUU) gestionan 3.000 millones de dólares. Por eso, los grandes actores del sector financiero, que inicialmente los rechazaban, están desarrollándolos o incluso comprándolos: Schwab y Vanguard han desarrollado sus propias soluciones, BlackRock e Investor han comprado robots asesores.

En el caso de T-Advisor, hay una mezcla entre herramientas de gestión autónoma para inversores que quieren gestionar todas sus inversiones de forma independiente y un módulo de carteras modelo como las que existen en los robots asesores. Y todo gratuito.

El mapa está cambiando: los inversores buscan soluciones más tecnológicas, autónomas y baratas para ellos. Los robots financieros eran criticados porque los clientes no encontrarían a nadie al otro lado del teléfono en caso de crisis. Actualmente, estamos viviendo tiempos difíciles en los mercados. Ya veremos cómo es el paisaje financiero al final del año: ¿más o menos robots financieros? ¿Más o menos activos gestionados por ellos? ¿Mejores o peores rentabilidades para sus clientes?

TechRules presenta T-Advisor, el primer robot financiero español, en el Casino de Madrid este jueves

Home de la web de T-Advisor

TechRules,  empresa de soluciones avanzadas de gestión de patrimonios, presenta T-Advisor, el primer robot financiero en España. T-Advisor es una suite de herramientas para la gestión y monitorización de carteras que ofrece un nuevo canal de captación de clientes a asesores financieros, gestores de patrimonios y entidades financieras.

Los robot financieros, conocidos en inglés como “robo-advisors”, han modificado el panorama del asesoramiento financiero en Estados Unidos. Las soluciones existentes son múltiples y han creado un nuevo modelo en el que la tecnología y el capital humano se funden para aportar valor a las empresas y entidades del sector financiero.

T-Advisor funciona desde hace un año y medio y más de 1.000 usuarios lo utilizan para la gestión de sus carteras. El diseño de T-Advisor se basa en la objetividad de los datos, más de 6.000 activos y decenas de mercados de referencia para su consulta, un conjunto de herramientas sencillas y fáciles de usar con numerosos apoyos explicativos y el soporte tecnológico de una empresa referente en el sector Fintech, como es TechRules.

TechRules presentará oficialmente T-Advisor en el Casino de Madrid a los profesionales del sector financiero en España el próximo jueves. En la presentación, los directores generales de TechRules detallarán las características de esta solución que acerca las finanzas a todas las personas.

“Faltaba en España este concepto. TechRules vio claramente que el modelo de robot financiero es una apuesta de futuro. Soluciones como las que ofrece T-Advisor permiten que las empresas del sector financiero pongan a disposición de sus clientes unas herramientas que les permiten sentirse dueños de sus inversiones. Al mismo tiempo, estas empresas se benefician de una plataforma sencilla de gestionar y que abre un nuevo canal de contacto con los inversores particulares. Esta tecnología da versatilidad al negocio, al abrirlo a un número de clientes mucho mayor y permitir un ahorro de costes sustancial, a cambio de unas funcionalidades que se sitúan en el mayor nivel de excelencia”, explica Jaime Bolívar, director general de TechRules.

T-Advisor es un conjunto de herramientas profesionales diseñadas de un modo sencillo y usable para acercar las finanzas a todas las personas. Estas herramientas permiten organizar las inversiones, monitorizarlas y modificarlas para obtener los mejores resultados. En nuestro blog, hemos publicado posts en detalle sobre todas sus funcionalidades.

T-Advisor es el primer robot financiero español que aborda de forma global todas las necesidades de los inversores. Las empresas del sector financiero pueden incorporar esta plataforma de forma rápida y sencilla, como ya lo están haciendo en todo el mundo buen número de ellas. De este modo, tienen una vía de acceso a nuevos clientes y a la optimización del asesoramiento y los costes asociados a esta actividad.

Si desea asistir puede inscribirse en: http://eepurl.com/_xChv