Tag Archives: ETF

Hay muchas operaciones que puedes hacer con tu cartera en T-Advisor

Tenemos una larga experiencia creando herramientas financieras para inversores. Por eso, publicamos con regularidad posts sobre nuestras soluciones, porque hemos detectado siempre que los usuarios no alcanzan a disfrutar de todos los dispositivos, funcionalidades y detalles desarrollados para ellos para que gestionen mejor sus carteras.

¿Sabías qué tipo de operaciones financieras puedes hacer en T-Advisor? Digamos que tienes una cartera y añades algunos activos: bien acciones o ETF, bien fondos de inversión. Las operaciones habituales son “comprar” y “vender”. Esas son las sencillas, pero hay bastantes de ellas. Piénsalo:

  • Si tienes fondos, posiblemente pienses hacer traspasos de uno a otro. Hay operaciones de compra y venta, pero traspasando el dinero, no con ingreso o pago con dinero.
  • ¿Qué pasa con los dividendos de acciones o cupones de bonos? Si recibes esos pagos, tienes que registrar ese incremento de capital.
  • En el caso de los bonos, pueden cancelarse o pueden expirar, con los consiguientes efectos en tu cartera.
  • De nuevo, por lo que se refiere a acciones o ETF, hay también splits y venta de derechos.
  • Sin embargo, hay también movimientos vinculados a efectivo, porque una cartera tiene una cuenta asociada. Piensa solo en los diferentes cargos que puedes registrar. Te los mostramos en esta lista:

Operaciones con efectivo en carteras de T-Advisor

No está mal, ¿eh? T-Advisor tiene diversas funcionalidades que merecen comentarse con más detalle. Aquí están algunas de ellas. Un inversor necesita una herramienta que tenga las características correctas para registrar todo tipo de movimientos relacionados con sus activos. Este es el camino para mejorar tu gestión independiente de patrimonio. Por esta razón decimos que ponemos herramientas profesionales a disposición de inversores particulares autónomos.

¿Hay diferentes tipos de ETF o solo uno?

Es posiblemente el activo que ha cambiado más profundamente la gestión de activos en los últimos 10 años. Los ETF son la gran tendencia en inversiones y ha crecido de forma continua desde su lanzamiento en los años 90 del pasado siglo. Ya hemos descrito qué son, sus características y ventajas, pero es momento de preguntarse: ¿cuántos tipos de ETF hay en el mercado?

El principal grupo es el ETF tradicional basado en índices, centrado en el seguimiento de activos específicos (bonos, índices bursátiles o incluso empresas que pagan dividendos), países, sectores o incluso estilos (mid-cap, large-cap). Son la mayoría y los más conocidos.

Sin embargo, hay otro tipo de ETF que también son interesantes para saber más de la variedad que este activo ha alcanzado:

  • ETF de gestión activa: La primera reacción es: ¿estoy leyendo bien? Sí, lo estás. Se gestionan de forma activa para conseguir una meta de inversión específica. Puede sonar contradictorio y realmente son un grupo pequeño. Intentan unir las ventajas tanto de los ETF como de los fondos de inversión, pero la desventaja es que las comisiones son mayores que los ETF tradicionales y que la transparencia es un punto intermedio entre los ETF (la mayor) y los fondos de inversión (la menor).
  • ETF inversos: Estos utilizan derivados para ir exactamente en la dirección opuesta al mercado. La cuestión que surge es: ¿qué ocurre si el mercado gana? ¿Pierdo yo? No. Los ETF inversos se diseñan para invertir a corto plazo para cubrir inversiones a largo plazo o beneficiarse de caídas en los mercados.
  • ETF apalancados: Utilizan derivados para obtener mayores retornos que los que obtiene el índice de referencia. Intentan multiplicar las ganancias diarias, pero en este caso, si el índice pierde, tú también multiplicas tu rentabilidad negativa.
  • ETF de divisas y materias primas: Están centrados en activos físicos específicos o en sus mercados de futuros. Metales, agricultura, energía, divisas… Es una forma de diversificar inversiones en estos activos.
  • ETF innovadores: La imaginación no tiene límites y los ETF también lo muestran. En la larga lista de innovaciones en este activo, hay ETF de ETF, ETF de volatilidad o ETF de imposición diferida, por solo nombrar algunos.

La lista intenta clasificar los diferentes tipos de ETF, pero habrá seguramente más en el futuro. El volumen de patrimonio gestionado y las entradas a estos activos alcanzan records continuamente y estamos seguros de que este no será la última vez que escribamos sobre ellos.

Los resultados de las carteras modelo de T-Advisor en 2016

T-Advisor, en tanto que solución de gestión de patrimonios para particulares y profesionales, no solo tiene herramientas para las propias inversiones, sino también propuestas para seguir o incluso copiar. Por eso nuestro sistema tiene sus propias carteras modelo. Son nueve: cinco relacionadas con perfiles de riesgo (de agresivo a muy conservador) y cinco relacionadas con países (Alemania, Reino Unido, España y México y Nasdaq 100 en América).

¿Cómo funcionan? Nosotros seleccionamos entre cuatro y seis ETFs para las carteras de perfil de riesgo y hasta diez acciones para las carteras de país. La principal cuestión para nosotros es la preservación de capital. Por eso, nuestros resultados, cuando son negativos, son mejores que los mercados. Para conseguirlos, rebalanceamos las carteras cada dos meses. Estos rebalanceos permiten mejorar los resultados, ya que excluimos las posiciones más afectadas por tendencias negativas de mercado y las sustituimos por mejores acciones y ETFs. La diversificación es parte también de la estrategia. Seleccionamos los valores con los mejores score y cifras relevantes para obtener los mejores resultados.

Estos son los resultados para 2015 de nuestras carteras modelo de perfil de riesgo:

Rentabilidad 1 año Volatilidad Ratio Sharpe
Agresivo -2,53% 19,44% 0,57
Dinámico 1,47% 16,86% 0,51
Equilibrado 3,53% 10,03% 0,58
Conservador 1,52% 3,94% 0,90
Muy conservador 0,80% 2,39% 0,18

The figures were collected on January, 2nd, and we compare the results of 2015 and 2016. There is a general improvement (except the balanced strategy, although it is positive anyway). We have to remember that the year was quite unstable in the markets, as there have been several surprises that affected negatively. Despite this instability, none of our strategies closed with negative returns.

Las cifras se tomaron el 2 de enero y comparamos los resultados de 2015 y 2016. Hay una mejora general (excepto la estrategia equilibrada, aunque es positiva en cualquier caso). Tenemos que recordar que el año ha sido bastante inestable en los mercados, ya que ha habido varias sorpresas que afectaron negativamente. A pesar de esta inestabilidad, ninguna de nuestras estrategias cerró con resultados negativos.

Y ahora les mostramos los resultados de las carteras modelo de país:

Rentabilidad 1 año Volatilidad Ratio Sharpe Índice
Alemania 44,70% 19,89% 6,23 2,08% (DAX)
España 5,74% 18,28% 1,59 -9,00% (Ibex)
México 23,96% 15,03% 5,09 -1,81% (IPC)
Nasdaq 100 2,97% 18,52% 3,27 -2.44% (Nasdaq)
Reino Unido 18,32% 14,72% 2,98 -8,80% (FTSE)

Excepto la cartera de Reino Unido, nuestras estrategias superaron a sus mercados de referencia, pero incluso la británica obtuvo un buen resultado. El mejor rendimiento correspondió a Alemania de nuevo y el peor a España, pero en este último caso, el Ibex terminó con resultado negativo.

Conozca más detalles de las carteras y los activos incluidos en nuestra plataforma. ¿No está tentado de clonarlas? Tenemos una herramienta que le permite hacerlo a nuestros usuarios. ¡Pruébelo y compare los resultados con sus inversiones!

Gestión pasiva y activa: la discusión sin fin

Lista de categorías de gestión pasiva en T-Advisor

El boom de los ETF en el panorama de la inversión como un nuevo tipo de activo abrió una discusión sin fin sobre la gestión activa y pasiva. En primer lugar, ¿qué queremos decir con cada una de estas ideas?

Tradicionalmente, la aproximación activa significa que un gestor o un equipo diseñan un fondo o cartera específicos compuesto por una cesta de activos. Estos activos se seleccionan por un perfil de producto (diferente tipo de riesgo, categoría de activo o mercado). Entonces, el gestor intenta superar un índice o referencia específico. La tarea es ardua, porque el gestor tiene que lidiar con una gran cantidad de información de empresas, mercados, políticas y tendencias generales. Para intentar batir el mercado, el gestor compra y vende regularmente para mejorar los resultados.

Por el contrario, la aproximación pasiva crea una cartera o fondo que copia la misma estructura que un índice específico. Esto quiere decir que el resultado está estrechamente ligado al índice. En vez de superar, la gestión pasiva obtiene el mismo resultado que el mercado de referencia. La tarea del gestor es bastante más ligera, porque solo ajusta la cartera cada cierto tiempo según los cambios en la composición del índice.

La pregunta es: ¿cuál es mejor? Un argumento habitual explicado por los fans de la gestión pasiva es que los gestores activos tienen una tasa de éxito muy baja superando el mercado, lo cual es cierto, si vemos algunas estadísticas. Habitualmente, los ETFs incluso superan a los fondos gestionados de forma activa. Otras razones se relacionan con los costes: mientras que la gestión pasiva tiene unas comisiones muy bajas, la gestión activa cuesta bastante más, porque hay un grupo humano detrás de la cartera. Los productos pasivos también son más fáciles de entender y están más en la línea de diversificación para reducir riesgos.

La corriente actual de robots financieros se basan en los ETFs y la gestión pasiva. Sin embargo, es razonable hablar de diferentes grados de gestión activa, como el asesor financiero y bloguero Cullen Roche propone en su blog. La inversión pasiva tiene un grado pequeño de gestión activa, pero es justo decir que la estructura operativa es bastante menor que los fondos tradicionales.

Es difícil defender hoy la gestión activa, porque fracasan habitualmente en su objetivo de batir el mercado y los costes son mayores. No queremos decir que tenga que desaparecer, pero seguramente evolucionará a un modelo en el que la tecnología juegue un papel más fuerte para reducir costes, para que los fondos tradicionales puedan competir de nuevo. Las plataformas de robots financieros pueden ser una solución. Así lo demuestran los actuales movimientos en los mercados, porque los grandes bancos y gestoras están comprando robots financieros o desarrollando sus propias plataformas algorítmicas.

Carteras modelo, el producto de moda en inversiones

Carteras modelo de T-Advisor

Las carteras modelo son uno de los conceptos de moda en inversiones. Se mencionan en todas partes y la tendencia robot asesora los ha subrayado como una solución estándar para ofrecer productos de inversión sencillos y más baratos con retornos interesantes.

En T-Advisor, las carteras modelos no son nada nuevo. Lo vimos claro desde nuestro inicio hace tres años. Uno de nuestros módulos es específico para proporcionar dos tipos diferentes: carteras de ETF divididas en diferentes perfiles de riesgo and carteras de acciones divididas en mercados.

Nuestra estrategia se basa en cálculos cuantitativos. Son complejos modelo matemáticos que ayudan a detectar oportunidades de inversión mezclando diferentes indicadores, como rentabilidad histórica, volatilidad, tendencia, alfa, VaR, correlaciones… el cóctel de datos depende del desarrollador y el estratega, que trabajan juntos para encontrar la composición apropiada de este conjunto de datos para conseguir los activos más interesantes y el mejor rendimiento.

En nuestro caso, nuestras carteras modelo juegan con dos criterios: el mejor retorno y la preservación de capital. Buscamos buenas rentabilidades para superar las del mercado, pero también reducimos pérdidas comparadas con los índices de referencia en periodos bajistas. Para mantener estas metas, revisamos cada dos meses las carteras modelo para rebalancear los activos que no funcionan como deseamos.

Las carteras modelo son sencillas para los clientes: la estructura es clara, se basan en una estrategia disciplinada y los cambios son ocasionales, para hacer ajustes en determinados periodos. Sin embargo, no son productos fáciles para las empresas que los ofrecen, porque necesitan unos sistemas de cálculo robustos, como los que hemos desarrollado en T-Advisor, Además, no podemos decir que la máquina trabaja sola, porque los gestores de patrimonios supervisan el proceso, creando la estrategia y analizando posibles cambios. Aunque las carteras modelo están vinculadas a los robot asesores, no son totalmente robóticas y las utilizan compañías tradicionales de inversión.

Las carteras modelo son flexibles, porque el gestor puede diseñarla teniendo en cuenta diferente diversificación, riesgo, activos, divisas o áreas geográficas. Son también sencillas de explicar a los inversores, porque parecen cajas hechas a medida.

Veamos un ejemplo en T-Advisor: nuestra cartera de México, compuesta por 10 acciones locales. Nuestra rentabilidad a 1 años fue del 22,69%.

Cartera modelo de México en T-Advisor

El índice IPC mexicano tuvo una rentabilidad a 1 año del… 0,46%.

Índice IPC de México en el último año

Este es un ejemplo claro de cómo funciona una cartera modelo. Los inversores particulares las eligen porque son fáciles de entender y los gestores de patrimonio, porque son fáciles de explicar. La comunicación tienen un papel muy importante en las finanzas y los productos sencillos ofrecen más confianza.

Los ETF, la revolución de los activos se consolida

Los fondos denominados ETF, que responden en inglés a Exchange Traded Funds, son un valor de moda en los últimos años. Sus activos se han doblado en los últimos cinco años, como muestra este gráfico de BlackRock, aunque hay una caída en enero de 2016, por la volatilidad generalizada del mercado de renta variable:

Crecimiento de activos en ETF. Fuente BlackRock

Los ETF están para quedarse. No habrá vuelta atrás. En esta corta historia (aunque existen desde finales de los años 80 del siglo XX), ha habido unas pocas entidades que se han especializado en crear y vender estos productos: iShares de BlackRock, Vanguard y State Street, como muestra la siguiente tabla:

Principales gestoras de ETF. Fuente: BlackRock

¿Por qué tienen tanto éxito los ETF? ¿Por qué hay una oferta de unos pocos a 1.800 productos diferentes en un periodo de 10 años? La flexibilidad, las bajas comisiones y su compraventa como acciones son algunas de las ventajas frente a los fondos de inversión tradicionales. Aunque hay algunas desventajas, los inversores todavía los ven con un activo muy atractivo. Su explosión como negocio ha contribuido a crear una larga lista de medios especializados en internet, porque profesionales y particulares buscaban información continuamente sobre ellos.

El diseño de un ETF es muy diferente según los casos: renta variable, renta fija, mercado monetario, materias primas… Replican un índice o siguen una colección de valores o sectores en lo conocido como gestión pasiva. Después de crear el producto, solo hay ajustes cada cierto tiempo, pero el producto rinde con independencia del gestor.

En T-Advisor, nuestra Lista de Activos contiene un gran número de ETF categorizados por su estrategia para nuestros usuarios registrados:

Lista de Activos de ETF en T-Advisor

Es solo una opción, pero es interesante considerarla por su transparencia de precio vinculada a la diversificación. Usted invierte en un producto diversificado, que significa que reduce algunos riesgos, y tiene información permanente de la fluctuación de precios, frente al fondo de inversión, cuyos precios se actualizan cuando cierran los mercados. En costes, son más baratos que un fondo de inversión. Sí, son más caros que una acción, pero debe considerar la anteriormente mencionada diversificación.

Esta es probablemente la razón de su éxito: la combinación de la flexibilidad y transparencia de una acción y la diversificación de un fondo de inversión. Una encuesta llevada a cabo por EY en 2014 ya hablaba del futuro prometedor de los ETF entre gestores de patrimonio e inversores. Ese futuro ya ha llegado.

Robots asesores: la palabra que está cambiando las finanzas

Robots asesores : imagen de la app de T-Advisor

Robots asesores, robots financieros, roboadvisors o roboadvisers en inglés: el nombre empezó como algo despectivo, pero al final ha sido adoptado por los diferentes proveedores que operan en el sector. Es la palabra de moda en la tecnología financiera (o fintech, como se suele conocer).

El concepto es simple: con la evolución tecnológica, se han desarrollado algoritmos para crear carteras y gestionarlas automáticamente o con una intervención humana mínima. Tradicionalmente, un asesor financiero se reunía con el cliente, escuchaba sus necesidades y creaba una cartera personal vinculada a un plan financiero. En el caso de los robots asesores, el cliente se registra, rellena un cuestionario de perfil de riesgo inversor y el sistema le propone una cartera modelo. Esta cartera cambia (lo que se conoce como rebalanceos), a través de algoritmos, con el fin de mejorar los resultados cuando los mercados tienen una etapa negativa. Fácil: inviertes y la máquina trabaja.

El efecto inmediato y claro es en el precio: las comisiones son muy bajas. La tecnología ha abierto una puerta enorme a los servicios de bajo coste con una gran calidad y las finanzas no están fuera de esta tendencia. Los robots financieros son la solución para pequeños inversores que no tienen suficientes fondos para ser rentables a los asesores, pero buscan más rentabilidad que los productos bancarios tradicionales, como los depósitos. Además, los inversores sienten el control de sus inversiones, ya que tienen una plataforma disponible las 24 horas todos los días con una interfaz web o una aplicación móvil de diseño atractivo. También tienen más ventajas, como ya hemos explicado anteriormente.

¿Por qué son tan baratos?

  • La plantilla es pequeña.
  • Las carteras está formadas de ETF, que son un tipo de fondos sencillo, transparente y con bajas comisiones.
  • Los productos son carteras masivas. No hay cartera personalizada, como hacen los asesores tradicionales, sino una para cada perfil de riesgo.

La lista de empresas es larga y los activos gestionados crecen rápidamente: un estudio de AT Kearney indicaba que los activos gestionados por los robots asesores alcanzarían los 2,2 billones de dólares en 2020. Actualmente, los mayores robots asesores (en EEUU) gestionan 3.000 millones de dólares. Por eso, los grandes actores del sector financiero, que inicialmente los rechazaban, están desarrollándolos o incluso comprándolos: Schwab y Vanguard han desarrollado sus propias soluciones, BlackRock e Investor han comprado robots asesores.

En el caso de T-Advisor, hay una mezcla entre herramientas de gestión autónoma para inversores que quieren gestionar todas sus inversiones de forma independiente y un módulo de carteras modelo como las que existen en los robots asesores. Y todo gratuito.

El mapa está cambiando: los inversores buscan soluciones más tecnológicas, autónomas y baratas para ellos. Los robots financieros eran criticados porque los clientes no encontrarían a nadie al otro lado del teléfono en caso de crisis. Actualmente, estamos viviendo tiempos difíciles en los mercados. Ya veremos cómo es el paisaje financiero al final del año: ¿más o menos robots financieros? ¿Más o menos activos gestionados por ellos? ¿Mejores o peores rentabilidades para sus clientes?

China: economía y finanzas todavía están muy conectadas

La economía china está viviendo una situación inestable después de décadas de fuerte crecimiento continuo, con algunos años por encima del 10%. De repente, hubo un terremoto en agosto. Hasta entonces, la economía china ralentizaba su buen ritmo según el mundo. Esta vez todos se movieron al ritmo de China. La inesperada decisión del Banco Popular de China de devaluar el yuan tres veces en agosto fue un shock en los mercados mundiales, tanto en los desarrollados como en los emergentes.

Comparación de la evolución de los mercados en China y otros desde enero

Las consecuencias fueron tan fuertes, como ya explicamos en un post anterior, que la Reserva Federal de EEUU pospuso su decisión de subir los tipos de interés debido a la inestabilidad financiera. Lo que era en un principio el final de la burbuja de la bolsa china, ahora es el comienzo de una posible crisis económica: varias cifras alertan de la evolución de la segunda economía mundial. Por ejemplo, caen importaciones y exportaciones, la inflación se modera y los precios industriales bajan, las perspectivas del Banco Mundial prevén para los próximos años una deceleración (en torno al 7% de crecimiento del PIB, cuando las cifras superaban el 9%-10% en la última década). Como comenta The Economist, China es un gigante en comercio e inversión directa, pero es todavía débil en finanzas y mercados financieros. Hay todavía un largo camino hasta que China juegue un papel importante para sustituir a EEUU como primer actor. La inmadurez de sus mercados financieros se muestra claramente en este gráfico:

Evolución del Shanghai Composite en los últimos cinco años

Esta es la evolución del índice de Shanghai en los últimos 5 años. La evolución era débil entre 2011 y 2013 vinculada a la crisis global, pero de repente se creó una burbuja este año que explotó con violencia. Las autoridades chinas reaccionaron tarde y no pudieron controlar los duros efectos. Las ganancias del año en torno al 40% hasta agosto son ahora del 1,8% (eran negativas hasta la semana pasada). La volatilidad es muy elevada (38%) y la tendencia es muy bajista (1,87%), como muestran los modelos de T-Advisor. Sin embargo, los inversores que entraron en este mercado en octubre del año pasado registran beneficios del 40%.

¿Cuáles son los resultados de los ETFs vinculados a China? La base de datos de T-Advisor muestra resultados negativos en el año, pero la mayoría están mejorando sus resultados en el último mes:

Resultados de ETF de China

La pregunta final es ¿qué ocurrirá en China? Tenemos modelos, cifras y gráficos, pero no una bola de cristal, pero podemos decir que dependerá de la evolución de la economía. Todavía está muy ligada a los mercados financieros y las decisiones del gobierno. En cualquier caso, demos la bienvenida a China como actor muy influyente en los mercados mundiales.

Carteras modelo de T-Advisor: estos son nuestros resultados

T-Advisor, en tanto que solución de gestión de patrimonios para particulares y profesionales, no solo tiene herramientas para las propias inversiones, sino también propuestas para seguir o incluso copiar. Por eso nuestro sistema tiene sus propias carteras modelo. Son nueve: cinco relacionadas con perfiles de riesgo (de agresivo a muy conservador) y cuatro relacionadas con países (Alemania, Reino Unido, España y Nasdaq 100 de EEUU).

¿Cómo funcionan? Nosotros seleccionamos entre cuatro y seis ETFs para las carteras de perfil de riesgo y hasta diez acciones para las carteras de país. No son estáticas, sino que las rebalanceamos cada dos meses. Estos rebalanceos permiten mejorar los resultados, ya que excluimos las posiciones más afectadas por tendencias negativas de mercado y las sustituimos por mejores acciones y ETFs. La diversificación es parte también de la estrategia. Seleccionamos los valores con los mejores score y cifras relevantes para obtener los mejores resultados.

Estos son los resultados para 2014 de nuestras carteras modelo de perfil de riesgo:

Rentabilidad 1 año

Volatilidad

Ratio Sharpe

Agresivo

17,77%

10,94%

1,84

Dinámico

20,03%

9,91%

1,99

Equilibrado

19,50%

5,57%

2,84

Conservador

17,84%

2,06%

4,89

Muy conservador

14,02%

0,62%

5,81

¿Quién dijo que las estrategias muy conservadoras tienen muy bajas rentabilidades? Y ahora les mostramos los resultados de las carteras modelo de país:

Rentabilidad 1 año

Volatilidad

Ratio Sharpe

Índice

Alemania

20,84%

10,94%

1,84

2,65% (DAX)

España

9,31%

9,91%

1,99

3,66% (Ibex)

Nasdaq 100

1,91%

5,57%

2,84

18,8% (Nasdaq)

Reino Unido

-0,59%

2,06%

1,89

-2,71% (FTSE)

Nuestras estrategias han superado los índices de referencia (excepto en el caso de Nasdaq 100), pero incluso en un entorno negativo, como en Reino Unido, nuestra cartera redujo las pérdidas.

¿No está tentado de clonarlas? Tenemos una herramienta que le permite hacerlo a nuestros usuarios. ¡Pruébelo y compare los resultados con sus inversiones!

Una colección de fondos para elegir

Los fondos de inversión son vehículos que acumulan el dinero de diferentes inversores para comprar activos. El número de estos instrumentos creció exponencialmente desde los 80 hasta la cifra actual de más de 7.500 (sólo en Estados Unidos).

Esta cifra incluye una gran variedad de fondos, si tomamos en cuenta diferentes clasificaciones. Si consideramos cómo se gestiona el fondo, tenemos dos grupos principales:

  • Gestión activa: el típico fondo de inversión tiene gestores de activos detrás que están comprando, vendiendo y organizado la inversión para obtener los objetivos previstos.
  • Gestión pasiva: estos fondos se vinculan a un índice o activo específico sin un cambio diario, sólo con un rebalanceo cada cierto tiempo. Los ETF se sitúan en este grupo, como ya publicamos anteriormente en este blog.

Si nos fijamos en los activos en los que el fondo invierte, la clasificación es la siguiente:

  • Mercado monetario: este tipo de fondos invierte en activos de renta fija a corto plazo, pero el rendimiento no es muy alto
  • Bonos: invierten en deuda pública o corporativa. Esta deuda puede tener diferentes vencimientos (corto o largo plazo). Este instrumento es habitual para inversores conservadores, pero también tiene riesgos. Los fondos pueden invertir en deuda americana o europea, pero también en mercados emergentes…
  • Acciones: invierten en compañías cotizadas y se centran en segmentos (micro, small, mid o large cap, según la capitalización bursátil.
  • Híbridos: invierten en una combinación de activos (bonos y acciones) en diferentes proporciones según los riesgos seleccionados.

Hay otras clasificaciones, según si el fondo acepta que el inversor individual pueda vender al fondo las participaciones o no, o según el perfil de la compañía establecido por los gestores (growth o value, una división que no está clara incluso para ellos). Sin embargo, las clasificaciones más sencillas están en las dos descritas anteriormente.

¿Quién gestiona los fondos? Hay muchas compañías vinculadas a bancos y otras independientes. El ranking revela que las independientes lideran el negocio.

T-Advisor, como servicio para sus inversores, da acceso a una larga lista de fondos de las principales gestoras, para que nuestros usuarios puedan elegir el mejor producto para sus objetivos.

Módulo de lista de fondos en T-Advisor