Tag Archives: carteras modelo

Los resultados de las carteras modelo de T-Advisor en 2016

T-Advisor, en tanto que solución de gestión de patrimonios para particulares y profesionales, no solo tiene herramientas para las propias inversiones, sino también propuestas para seguir o incluso copiar. Por eso nuestro sistema tiene sus propias carteras modelo. Son nueve: cinco relacionadas con perfiles de riesgo (de agresivo a muy conservador) y cinco relacionadas con países (Alemania, Reino Unido, España y México y Nasdaq 100 en América).

¿Cómo funcionan? Nosotros seleccionamos entre cuatro y seis ETFs para las carteras de perfil de riesgo y hasta diez acciones para las carteras de país. La principal cuestión para nosotros es la preservación de capital. Por eso, nuestros resultados, cuando son negativos, son mejores que los mercados. Para conseguirlos, rebalanceamos las carteras cada dos meses. Estos rebalanceos permiten mejorar los resultados, ya que excluimos las posiciones más afectadas por tendencias negativas de mercado y las sustituimos por mejores acciones y ETFs. La diversificación es parte también de la estrategia. Seleccionamos los valores con los mejores score y cifras relevantes para obtener los mejores resultados.

Estos son los resultados para 2015 de nuestras carteras modelo de perfil de riesgo:

Rentabilidad 1 año Volatilidad Ratio Sharpe
Agresivo -2,53% 19,44% 0,57
Dinámico 1,47% 16,86% 0,51
Equilibrado 3,53% 10,03% 0,58
Conservador 1,52% 3,94% 0,90
Muy conservador 0,80% 2,39% 0,18

The figures were collected on January, 2nd, and we compare the results of 2015 and 2016. There is a general improvement (except the balanced strategy, although it is positive anyway). We have to remember that the year was quite unstable in the markets, as there have been several surprises that affected negatively. Despite this instability, none of our strategies closed with negative returns.

Las cifras se tomaron el 2 de enero y comparamos los resultados de 2015 y 2016. Hay una mejora general (excepto la estrategia equilibrada, aunque es positiva en cualquier caso). Tenemos que recordar que el año ha sido bastante inestable en los mercados, ya que ha habido varias sorpresas que afectaron negativamente. A pesar de esta inestabilidad, ninguna de nuestras estrategias cerró con resultados negativos.

Y ahora les mostramos los resultados de las carteras modelo de país:

Rentabilidad 1 año Volatilidad Ratio Sharpe Índice
Alemania 44,70% 19,89% 6,23 2,08% (DAX)
España 5,74% 18,28% 1,59 -9,00% (Ibex)
México 23,96% 15,03% 5,09 -1,81% (IPC)
Nasdaq 100 2,97% 18,52% 3,27 -2.44% (Nasdaq)
Reino Unido 18,32% 14,72% 2,98 -8,80% (FTSE)

Excepto la cartera de Reino Unido, nuestras estrategias superaron a sus mercados de referencia, pero incluso la británica obtuvo un buen resultado. El mejor rendimiento correspondió a Alemania de nuevo y el peor a España, pero en este último caso, el Ibex terminó con resultado negativo.

Conozca más detalles de las carteras y los activos incluidos en nuestra plataforma. ¿No está tentado de clonarlas? Tenemos una herramienta que le permite hacerlo a nuestros usuarios. ¡Pruébelo y compare los resultados con sus inversiones!

Carteras modelo, el producto de moda en inversiones

Carteras modelo de T-Advisor

Las carteras modelo son uno de los conceptos de moda en inversiones. Se mencionan en todas partes y la tendencia robot asesora los ha subrayado como una solución estándar para ofrecer productos de inversión sencillos y más baratos con retornos interesantes.

En T-Advisor, las carteras modelos no son nada nuevo. Lo vimos claro desde nuestro inicio hace tres años. Uno de nuestros módulos es específico para proporcionar dos tipos diferentes: carteras de ETF divididas en diferentes perfiles de riesgo and carteras de acciones divididas en mercados.

Nuestra estrategia se basa en cálculos cuantitativos. Son complejos modelo matemáticos que ayudan a detectar oportunidades de inversión mezclando diferentes indicadores, como rentabilidad histórica, volatilidad, tendencia, alfa, VaR, correlaciones… el cóctel de datos depende del desarrollador y el estratega, que trabajan juntos para encontrar la composición apropiada de este conjunto de datos para conseguir los activos más interesantes y el mejor rendimiento.

En nuestro caso, nuestras carteras modelo juegan con dos criterios: el mejor retorno y la preservación de capital. Buscamos buenas rentabilidades para superar las del mercado, pero también reducimos pérdidas comparadas con los índices de referencia en periodos bajistas. Para mantener estas metas, revisamos cada dos meses las carteras modelo para rebalancear los activos que no funcionan como deseamos.

Las carteras modelo son sencillas para los clientes: la estructura es clara, se basan en una estrategia disciplinada y los cambios son ocasionales, para hacer ajustes en determinados periodos. Sin embargo, no son productos fáciles para las empresas que los ofrecen, porque necesitan unos sistemas de cálculo robustos, como los que hemos desarrollado en T-Advisor, Además, no podemos decir que la máquina trabaja sola, porque los gestores de patrimonios supervisan el proceso, creando la estrategia y analizando posibles cambios. Aunque las carteras modelo están vinculadas a los robot asesores, no son totalmente robóticas y las utilizan compañías tradicionales de inversión.

Las carteras modelo son flexibles, porque el gestor puede diseñarla teniendo en cuenta diferente diversificación, riesgo, activos, divisas o áreas geográficas. Son también sencillas de explicar a los inversores, porque parecen cajas hechas a medida.

Veamos un ejemplo en T-Advisor: nuestra cartera de México, compuesta por 10 acciones locales. Nuestra rentabilidad a 1 años fue del 22,69%.

Cartera modelo de México en T-Advisor

El índice IPC mexicano tuvo una rentabilidad a 1 año del… 0,46%.

Índice IPC de México en el último año

Este es un ejemplo claro de cómo funciona una cartera modelo. Los inversores particulares las eligen porque son fáciles de entender y los gestores de patrimonio, porque son fáciles de explicar. La comunicación tienen un papel muy importante en las finanzas y los productos sencillos ofrecen más confianza.

Robots asesores: la palabra que está cambiando las finanzas

Robots asesores : imagen de la app de T-Advisor

Robots asesores, robots financieros, roboadvisors o roboadvisers en inglés: el nombre empezó como algo despectivo, pero al final ha sido adoptado por los diferentes proveedores que operan en el sector. Es la palabra de moda en la tecnología financiera (o fintech, como se suele conocer).

El concepto es simple: con la evolución tecnológica, se han desarrollado algoritmos para crear carteras y gestionarlas automáticamente o con una intervención humana mínima. Tradicionalmente, un asesor financiero se reunía con el cliente, escuchaba sus necesidades y creaba una cartera personal vinculada a un plan financiero. En el caso de los robots asesores, el cliente se registra, rellena un cuestionario de perfil de riesgo inversor y el sistema le propone una cartera modelo. Esta cartera cambia (lo que se conoce como rebalanceos), a través de algoritmos, con el fin de mejorar los resultados cuando los mercados tienen una etapa negativa. Fácil: inviertes y la máquina trabaja.

El efecto inmediato y claro es en el precio: las comisiones son muy bajas. La tecnología ha abierto una puerta enorme a los servicios de bajo coste con una gran calidad y las finanzas no están fuera de esta tendencia. Los robots financieros son la solución para pequeños inversores que no tienen suficientes fondos para ser rentables a los asesores, pero buscan más rentabilidad que los productos bancarios tradicionales, como los depósitos. Además, los inversores sienten el control de sus inversiones, ya que tienen una plataforma disponible las 24 horas todos los días con una interfaz web o una aplicación móvil de diseño atractivo. También tienen más ventajas, como ya hemos explicado anteriormente.

¿Por qué son tan baratos?

  • La plantilla es pequeña.
  • Las carteras está formadas de ETF, que son un tipo de fondos sencillo, transparente y con bajas comisiones.
  • Los productos son carteras masivas. No hay cartera personalizada, como hacen los asesores tradicionales, sino una para cada perfil de riesgo.

La lista de empresas es larga y los activos gestionados crecen rápidamente: un estudio de AT Kearney indicaba que los activos gestionados por los robots asesores alcanzarían los 2,2 billones de dólares en 2020. Actualmente, los mayores robots asesores (en EEUU) gestionan 3.000 millones de dólares. Por eso, los grandes actores del sector financiero, que inicialmente los rechazaban, están desarrollándolos o incluso comprándolos: Schwab y Vanguard han desarrollado sus propias soluciones, BlackRock e Investor han comprado robots asesores.

En el caso de T-Advisor, hay una mezcla entre herramientas de gestión autónoma para inversores que quieren gestionar todas sus inversiones de forma independiente y un módulo de carteras modelo como las que existen en los robots asesores. Y todo gratuito.

El mapa está cambiando: los inversores buscan soluciones más tecnológicas, autónomas y baratas para ellos. Los robots financieros eran criticados porque los clientes no encontrarían a nadie al otro lado del teléfono en caso de crisis. Actualmente, estamos viviendo tiempos difíciles en los mercados. Ya veremos cómo es el paisaje financiero al final del año: ¿más o menos robots financieros? ¿Más o menos activos gestionados por ellos? ¿Mejores o peores rentabilidades para sus clientes?

Crisis en agosto y el papel de China en el mercado actual

Este verano ha sido especialmente tormentoso en los mercados financieros. El cóctel incluía dos ingredientes:

  • En primer lugar, la interminable crisis griega, que interpretó su último espectáculo en julio después del fracasado referéndum. Todavía hay dudas de que el último rescate resuelva el problema o simplemente lo retrase.
  • En segundo lugar, la crisis china. Esta es más importante, porque mostró que China ya tiene una gran influencia en la economía y las finanzas mundiales. Como explica The Economist, el mundo se puso nervioso. China ya es un punto de referencia muy relevante para los inversores.

La crisis china ha mostrado que el desarrollo de la segunda (por poco tiempo) economía más grande del mundo es todavía débil, porque necesita fortalecer diversas instituciones y mecanismos, además de su propio modelo. La sorprendente devaluación fue la señal de que los inversores debían huir. Sin embargo, como muestra el gráfico del T-Report, los rendimientos de la bolsa de Shanghai son un 41% superiores comparados con agosto de 2014.

Gráfico de la evolución de la bolsa de Shanghai en 2015

El problema no se limitó a China, porque el mercado es uno de los principales tenedores de deuda, consumidor de materias primas e inversores en países emergentes. Como el dominó, las piezas empezaron a caer:

  • El precio de las materias primas está en mínimos de hace años.
  • Los mercados emergentes pusieron la alerta, puesto que la perspectiva es que la demanda china de materias primas caiga. Entonces, tanto la evolución del mercado como las previsiones económicas empezaron a ser negativas.

En medio de la tormenta, la Reserva Federal mostró sus dudas sobre la anticipada decisión de subir los tipos de interés. Bajo las actuales condiciones de mercado, la institución monetaria cree que esta decisión puede ser peor para la futura evolución de la economía.

Pero la pregunta para el inversor común es: ¿qué puedo hacer? La deuda de países desarrollados ofrece un bajo interés, los mercados desarrollados se hunden y los mercados emergentes, que fueron anteriormente una alternativa, están peor. Incluso China, que navegó en medio de la Gran Crisis con éxito, muestra sus pies de barro. Entonces, ¿qué hacer?

Cuadro comparativo de 4 principales mercados mundiales

Una estrategia de inversión debe enfocarse a la preservación de capital. Estos fueron los resultados de las carteras modelo europeas de T-Advisor, siguiendo esta estrategia:

Mercado

Pérdida en los últimos 30 días

Pérdida de la cartera modelo en los últimos 30 días

DAX

-12.47%

-6.22%

IBEX 35

-11.3%

-7.42%

FTSE 100

-9.34%

-0.94%

La única solución en la actual agitación es clara: buena información de los activos, herramientas para seleccionar los mejores, rebalanceos y una estrategia centrada en la preservación de capital para reducir posibles pérdidas.