Tag Archives: Brexit

Mercados, os estáis liando

Los mercados están viviendo situaciones poco comunes desde el principio de la Gran Crisis en 2007-2008. Ahora estamos viviendo el octavo aniversario de la quiebra de Lehman Brothers. Desde aquella fecha, los mercados han sido intervenidos por los bancos centrales (de hecho) y sus operaciones no son realmente libres.

Uno de los capítulos que hemos vivido recientemente es un “cisne negro”: el Brexit en Europa ha agitado los mercados con una fuerte caída a finales de junio seguida de una tendencia alcista en julio. Por otra parte, la baja volatilidad ha dominado la negociación en agosto. Por ejemplo, la volatilidad cayó a su mínimo en los dos últimos años en este mes en Wall Street. Ahora, en septiembre, los inversores parecen ser más negativos y los bajistas han tomado sus posiciones. En otras palabras, los mercados se están liando.

Evolución de los mercados desarrollados en el año

¿Qué podemos esperar del último trimestre del año? Uno de los directivos de BlackRock, Russ Koesterich,  apuesta por que las elecciones en Estados Unidos apenas moverán los mercados, gane Clinton o Trump. Él plantea que la volatilidad del mercado puede llegar de las próximas elecciones en Europa, donde los partidos populistas están ganando fuerza entre los electores en varios países, incluso en los más poderosos como Alemania y Francia.

Algunos inversores miran atentamente la evolución de los mercados emergentes. Estos países están produciendo buenas rentabilidades, sobre todo en Latinoamérica. Moody’s ha subido recientemente la perspectiva para Brasil, Rusia y China. Si miramos el gráfico, también vemos que Argentina va bastante bien después del cambio de presidencia.

Evolución de mercados emergentes este año

Pero la gran discusión entre los operadores del mercado no es sobre la influencia de la política, sino de la actual burbuja y sobrevaloración vinculada con lo que mencionamos al principio: la intervención de los bancos centrales.

El 54% de los inversores preguntados por Bank of America Merrill Lynch en su Encuesta de Gestores de Fondos Globales piensa que acciones y bonos están sobrevalorados. Ésta era la  percepción antes del crash de las puntocom en 2000. ¿Qué significa esto? ¿Estamos a las puertas de un nuevo crash? ¿Están viviendo los mercados una nueva “exuberancia irracional” como afirmó Greenspan en 1996?

Recibimos señales, porque no podemos adivinar el futuro. La señal más clara es que los mercados no están operando en libertad: ¿es lógico que muchos países y empresas estén emitiendo bonos a intereses negativos? ¿Es lógico que los bancos centrales mantengan sus tipos tan bajos? En absoluto, pero el crash de esta burbuja puede crear una ola difícil de controlar.

Así fue el primer semestre… y aquí van algunas pistas para el segundo

Son tiempos duros para los inversores. Ya hemos hablado algunos fenómenos extraños que estamos viviendo en los mercados, pero el primer semestre no ha sido fácil en absoluto para encontrar buenos rendimientos. La inestabilidad viene de varios frentes:

  • UE: el BCE no tiene ni idea de cómo solucionar los problemas actuales para conseguir que el dinero circule. Los tipos de interés son negativos, el Euribor también y la deuda no da beneficios a los inversores. En la situación actual inestable y volátil, los inversores prefieren pagar en vez de recibir beneficios de bonos del Estado, sobre todo de los alemanes. Por último, apareció el cisne negro: el Brexit ha llegado para quedarse.

Tendencias globales de Europa en el primer semestre

  • EEUU: la Reserva Federal se muestra dubitativa e indecisa. Los mercados se han vuelto locos y Janet Yellen prefiere retrasar su más que anunciada (en jerga de la Fed) subida de tipos de interés. La elección presidencial también abre un nuevo posible cisne negro, porque una victoria de Trump podría causar otra gran agitación en las bolsas. La pobreza de rendimientos en el mercado estadounidense es muy clara con una cifra: el S&P 500 ha producido beneficios este año desde Semana Santa y su pico se situó por debajo del 4%.

Evolución global de EEUU en el primer semestre

  • Asia: China marca el paso del continente, pero hay signos claros de que la economía no crece como antes. Las bolsas reflejan esta baja confianza y la banda de fluctuación de rendimientos fue entre el -15% y el -25% este año. Japón también está bloqueado, porque ninguna política consigue un resultado positivo para salir del largo estancamiento económico del país. Este continente es el más débil para los inversores.

Evolución global de Asia en el primer semestre

  • Latinoamérica: aunque Brasil ha sufrido una gran crisis política, los inversores se han comportado con mucha confianza y los rendimientos se mueven entre el 10% y el 20% este año. México también muestra una evolución estable en los mercados, ya que el precio del petróleo ha vuelto a subir.

Tendencias globales de Latinoamérica en el primer semestre

Esto ha sido el pasado y el presente, pero ¿dónde están las oportunidades para la segunda mitad del año? Nosotros no publicamos predicciones, pero podemos hablar de tendencias.

Hace unos días, BlackRock, la mayor gestora de ETF, decidió bajar de categoría la renta variable, porque “las acciones todavía afrontan varios obstáculos”. Bank of América publicó una encuesta en la que los inversores declaraban apostar más por el efectivo, llevando este activo a su mayor proporción desde 200. El oro se ha disparado un 25% desde enero y el índice de volatilidad VIX subió este mes con fuerza después de un trimestre tranquilo.

Son tiempos difíciles para tomar decisiones de inversión. Lo mejor es evitar el pánico. La actual volatilidad tiene que ver con él y las decisiones bajo esta presión son erróneas habitualmente. Los inversores miran al largo plazo. Son tiempos para mantener la calma, evitar cambios repentinos y rebalancear de forma inteligente su cartera.

Petróleo, oro y tipos: algo no funciona en los mercados

Evolución de la rentabilidad de las principales bolsas mundiales en el último año

Las antiguas civilizaciones creían que acontecimientos naturales o astronómicos extraños eran señales de desastres o incluso del fin del mundo. Una versión moderna de esos mitos podría ser la evolución de algunas referencias de los mercados: petróleo, oro y tipos de interés. Sus comportamientos están lejos de ser racionales. ¿Por qué? Hay mucha incertidumbre y miedo entre los inversores.

El oro es el tradicional activo refugio en tiempos de alta inflación. Este no es el caso ahora, porque tenemos una inflación muy baja o incluso deflación. La Depresión que hemos vivido presionó los salarios, algo que tiene una relación directa con la evolución de los precios (tanto como coste de producción como capacidad de consumo). ¿Por qué sube el precio del oro? Porque los inversores compran el metal precioso para preservar capital. Actualmente, no hay muchas opciones para obtener buenos retornos: ni en renta fija, ni en renta variable (por no hablar de los productos tradicionales como los depósitos…). El oro es una manera, por lo menos, de evitar perder valor.

El petróleo se hundió en enero hasta su precio más bajo en años: el Brent estuvo en torno a los 30 dólares. Sin embargo, el sentimiento de mercado no era positivo en absoluto. La caída del precio se relacionaba con exceso de oferta de varios productos que bombeaban y luchaban por una mayor cuota de mercado que se ha demostrado suicida. Por el lado de la demanda, la economía no crece como se desea, sobre todo en Europa. Baja demanda, abundante oferta: la ecuación tradicional da como resultado una bajada del precio del petróleo. Habitualmente, los inversores sonreían, cuando el precio del petróleo era menor, pero este no es el caso ahora. Los precios se están recuperando en torno a la barrera de los 50 dólares, pero no es suficiente para calmar a los mercados.

Finalmente, los tipos están en cifras negativa. Es el mundo al revés. Los acreedores deben pagar a los deudores. El bono alemán a 10 años tiene intereses negativos y el Euribor es negativo desde 2014. El extremo sería que los bancos, presionados por la situación actual, cobraran a sus clientes comisiones o intereses por sus depósitos a plazo fijo. La intervención de los bancos centrales está creando una situación extraña en la que no hay comportamientos racionales en los mercados. Otra señal es que los gestores de patrimonios y fondos tienen más efectivo que nunca desde 2001 en sus carteras.

El referéndum del Brexit, la incertidumbre de la elección presidencial en EEUU, la desaceleración china, la falta de fortaleza de la recuperación europea… demasiadas incertidumbres. Los inversores siempre tienen miedo y el dinero busca seguridad. El oro, el petróleo y los tipos de interés son indicadores de que los mercados no están funcionando bien. ¿Cuál será la solución? ¿Recobrarán los mercados su funcionamiento cuando dejen de intervenir los bancos centrales? ¿Pero cuándo lo harán? Preguntas inciertas para un mundo incierto.

El primer trimestre confirma que la inestabilidad será la norma del mercado

El cierre del primer trimestre en los mercados confirma que este será un año complicado para la renta variable. La Gran Crisis que ha vivido el mundo desde 2007-2008 no ha acabado del todo, puesto que hay algunos puntos de inestabilidad. Algunos están relacionados con la política internacional: la sombra del terrorismo, las guerras en Oriente Próximo, la lucha interna en la Unión Europea y las elecciones en EEUU son algunas cuestiones a vigilar que afectan la evolución del mercado. Sin embargo, también hay problemas económicos y financieros que resolver: las políticas del BCE muestra que no son suficiente para estabilizar los flujos de crédito europeo y volver a una cierta inflación, mientras que la Reserva Federal se mantiene cauta en los próximos pasos a seguir en la política monetaria. Nadie quiere que se le acuse de ser la causa de una segunda gran recesión.

Los gráficos de T-Advisor muestran estas afirmaciones. Como podemos ver en los dos gráficos inferiores, comparando la tendencia general en las regiones globales, hay una evolución positiva entre el principio del año (superior) y el final del primer trimestre (inferior), pero muy leve con la excepción de Latinoamérica:

Tendencias globales de T-Advisor el 1 de enero de 2016

Tendencias globales de T-Advisor el 1 de abril de 2016

Si comprobamos la evolución por regiones, podemos percibir mucho mejor los cambios específicos:

EUROPA

Evolución de las bolsas europeas en el primer trimestre de 2016

Aparte de la evolución paralela tradicional entre los mercados europeos, hay que subrayar que ninguna bolsa ha registrado rendimientos positivos en lo que va de año. La recuperación desde febrero se detuvo por la inestabilidad provocada por el Brexit (la independencia de Reino Unido de la Unión Europea) y los ataques terroristas en Bruselas, en el corazón de la capital de las instituciones europeas. El BCE tiene también muchos problemas para hacer eficientes sus decisiones, porque su política expansiva no tiene todavía efectos positivos en la economía real para consolidar la recuperación general.

AMÉRICA

Evolución de las bolsas americanas el primer trimestre de 2016

La tendencia es positiva desde la segunda mitad de enero, pero el índice S&P solo ha tenido rendimientos positivos en el año en las últimas semanas del primer trimestre. Las incertidumbres relacionadas con las elecciones en EEUU (no hay un candidato claro que encabece las primarias) y la evolución económica hacen que los inversores sean cautos. Sin embargo, el anuncio de la Fed sobre un retraso en la próxima subida de los tipos de interés fue bien acogido y consolidó la ligera tendencia alcista.

El comportamiento del mercado fue mejor en los países emergentes, aunque algunos cambios se relacionan con cuestiones internas. Por ejemplo, la evolución del Merval argentino en marzo ha sido errática por el acuerdo con los fondos acreedores, que no ha sido visto tan positivo por los inversores. En el caso de Brasil, los casos de corrupción del gobierno han determinado las subidas y bajadas del Bovespa.

ASIA

Evolución de las bolsas asiáticas en el primer trimestre de 2016

Los mayores mercados (Shanghai y Tokio) son verdaderamente bajistas y suman unos rendimientos muy negativos en los que va de año. En China, la burbuja que estalló el pasado verano produjo un aterrizaje brusco en el que todavía se mueve el mercado. La tendencia es errática o, mejor dicho, no hay tendencia. En Japón, ha preocupación por la evolución global, porque el país se apoya en sus exportaciones. Las dudas sobre la economía, subrayadas por el bajo precio del petróleo, y la instabilidad del tipo de cambio con el dólar son dos razones de peso para ser cautelosos.

¿Qué se puede esperar del segundo trimestre? No nos gusta hacer predicciones o copiar lo que otros esperan, sino que preferimos avisar sobre asuntos relevantes:

  • Mire el precio del petróleo: está muy relacionado con la actividad global.
  • Siga las decisiones de la Fed y el BCE: la Fed cada vez es más agresiva y el BCE debe ser más flexible para impulsar el flujo de crédito y la inflación en la Eurozona.
  • Vigile los beneficios del primer trimestre de las empresas, porque proporcionan una guía de la actividad económica.
  • Sea cauto con los mercados emergentes: la evolución del dólar (si la Fed sube los tipos) puede ser negativo para ellos.

Reino Unido: en la encrucijada sobre la UE

Reino Unido ha abierto ampliamente su economía desde el inicio de los gobiernos conservadores en los años 80 para llegar a ser un país de servicios y finanzas. Canary Wharf muestra a diario la fortaleza de los servicios financieros y también la encrucijada en la que el país vive su relación con la Unión Europea. Los bancos prefieren quedarse, pero una parte de los ciudadanos no encuentra las ventajas de la pertenencia. Por eso, el primer ministro David Cameron prometió organizar un referéndum sobre este asunto.

La evolución política ha sido sorprendente en los últimos años: el primer gobierno de coalición desde la II Guerra Mundial, la creación de un partido de extrema derecha (el UKIP) con un apoyo sustancial en un país que siempre ha sido políticamente no radical, el referéndum escocés sobre su independencia del Reino. Ahora los tories obtuvieron recientemente la mayoría para gobernar en solitario, el UKIP perdió bastante de su apoyo y los nacionalistas escoceses han visto cómo su deseo de independencia desapareció con su derrota en el referéndum, aunque mantienen su fortaleza como partido en Escocia.

El nuevo gabinete de Cameron aprobará un presupuesto con recortes en el gasto, en línea con la política tradicional de los conservadores. Reino Unido ha emergido con fuerza de la crisis económica: ha habido una dura corrección en el mercado inmobiliario, el desempleo es muy bajo (en torno al 5%) y la perspectiva económica para este y el próximo año propone un crecimiento del PIB mayor del 2%. Los tipos de interés se mantendrán bajos, ya que el Banco de Inglaterra ejecutó políticas monetarias excepcionales como otros bancos centrales del mundo. Una subida de los tipos es solo probable a partir de 2017.

¿Qué ha pasado en el mercado de valores en los últimos cinco años? La volatilidad ha sido alta, pero la evolución fue muy positiva entre mayo de 2012 y mayo de 2013. Entonces, el FTSE 100, el índice de referencia, se ha movido entre los 6.500 y los 7.000 puntos.

Gráfico de 5 años del FTSE 100

Si tenemos en cuenta la evolución de la rentabilidad desde 2010, el gráfico de T-Advisor es el siguiente:

Gráfico de rentabilidad de 5 años del FTSE 100

¿Cuáles son las compañías con mejores rentabilidades a un año en la Bolsa de Londres? Esta es la selección con aquellas con retornos superiores al 100%. Todas están relacionadas con servicios: turismo, vehículos de sustitución, regalos, farmacéutica, distribución y restaurantes.

Los 6 valores más rentables de la Bolsa de Londres

Por el otro lado, los principales perdedores son las empresas de energía e industria. Las compañías con pérdidas a un año superiores al 70% son una empresa de inversión, una cadena de pubs, un servicio de banca móvil y tres compañías vinculadas a energía y minería:

Los 6 peores valores de la Bolsa de Londres

Reino Unido es un país con un fuerte desarrollo en economía financiera y por este motivo hay múltiples oportunidades de inversión en la bolsa. T-Advisor tiene una cartera modelo permanente con activos británicos rebalanceados cada dos meses. La cartera ha tenido siempre cifras fuertes, como mostramos aquí abajo:

Cartera modelo de Reino Unido en T-Advisor

Reino Unido es un país con muchas oportunidades para los inversores. Han desarrollado un sector financiero y mercados y el entorno económico es positivo para estos negocios. La única sombra es la evolución de la relación con la UE, ya que es su principal mercado. Un “Brexit” (la salida de la UE) no es muy probable, pero puede traer incertidumbres en los próximos meses… y las incertidumbres no son muy bienvenidas por el dinero.