Tag Archives: Bancos centrales

Mercados, os estáis liando

Los mercados están viviendo situaciones poco comunes desde el principio de la Gran Crisis en 2007-2008. Ahora estamos viviendo el octavo aniversario de la quiebra de Lehman Brothers. Desde aquella fecha, los mercados han sido intervenidos por los bancos centrales (de hecho) y sus operaciones no son realmente libres.

Uno de los capítulos que hemos vivido recientemente es un “cisne negro”: el Brexit en Europa ha agitado los mercados con una fuerte caída a finales de junio seguida de una tendencia alcista en julio. Por otra parte, la baja volatilidad ha dominado la negociación en agosto. Por ejemplo, la volatilidad cayó a su mínimo en los dos últimos años en este mes en Wall Street. Ahora, en septiembre, los inversores parecen ser más negativos y los bajistas han tomado sus posiciones. En otras palabras, los mercados se están liando.

Evolución de los mercados desarrollados en el año

¿Qué podemos esperar del último trimestre del año? Uno de los directivos de BlackRock, Russ Koesterich,  apuesta por que las elecciones en Estados Unidos apenas moverán los mercados, gane Clinton o Trump. Él plantea que la volatilidad del mercado puede llegar de las próximas elecciones en Europa, donde los partidos populistas están ganando fuerza entre los electores en varios países, incluso en los más poderosos como Alemania y Francia.

Algunos inversores miran atentamente la evolución de los mercados emergentes. Estos países están produciendo buenas rentabilidades, sobre todo en Latinoamérica. Moody’s ha subido recientemente la perspectiva para Brasil, Rusia y China. Si miramos el gráfico, también vemos que Argentina va bastante bien después del cambio de presidencia.

Evolución de mercados emergentes este año

Pero la gran discusión entre los operadores del mercado no es sobre la influencia de la política, sino de la actual burbuja y sobrevaloración vinculada con lo que mencionamos al principio: la intervención de los bancos centrales.

El 54% de los inversores preguntados por Bank of America Merrill Lynch en su Encuesta de Gestores de Fondos Globales piensa que acciones y bonos están sobrevalorados. Ésta era la  percepción antes del crash de las puntocom en 2000. ¿Qué significa esto? ¿Estamos a las puertas de un nuevo crash? ¿Están viviendo los mercados una nueva “exuberancia irracional” como afirmó Greenspan en 1996?

Recibimos señales, porque no podemos adivinar el futuro. La señal más clara es que los mercados no están operando en libertad: ¿es lógico que muchos países y empresas estén emitiendo bonos a intereses negativos? ¿Es lógico que los bancos centrales mantengan sus tipos tan bajos? En absoluto, pero el crash de esta burbuja puede crear una ola difícil de controlar.

Petróleo, oro y tipos: algo no funciona en los mercados

Evolución de la rentabilidad de las principales bolsas mundiales en el último año

Las antiguas civilizaciones creían que acontecimientos naturales o astronómicos extraños eran señales de desastres o incluso del fin del mundo. Una versión moderna de esos mitos podría ser la evolución de algunas referencias de los mercados: petróleo, oro y tipos de interés. Sus comportamientos están lejos de ser racionales. ¿Por qué? Hay mucha incertidumbre y miedo entre los inversores.

El oro es el tradicional activo refugio en tiempos de alta inflación. Este no es el caso ahora, porque tenemos una inflación muy baja o incluso deflación. La Depresión que hemos vivido presionó los salarios, algo que tiene una relación directa con la evolución de los precios (tanto como coste de producción como capacidad de consumo). ¿Por qué sube el precio del oro? Porque los inversores compran el metal precioso para preservar capital. Actualmente, no hay muchas opciones para obtener buenos retornos: ni en renta fija, ni en renta variable (por no hablar de los productos tradicionales como los depósitos…). El oro es una manera, por lo menos, de evitar perder valor.

El petróleo se hundió en enero hasta su precio más bajo en años: el Brent estuvo en torno a los 30 dólares. Sin embargo, el sentimiento de mercado no era positivo en absoluto. La caída del precio se relacionaba con exceso de oferta de varios productos que bombeaban y luchaban por una mayor cuota de mercado que se ha demostrado suicida. Por el lado de la demanda, la economía no crece como se desea, sobre todo en Europa. Baja demanda, abundante oferta: la ecuación tradicional da como resultado una bajada del precio del petróleo. Habitualmente, los inversores sonreían, cuando el precio del petróleo era menor, pero este no es el caso ahora. Los precios se están recuperando en torno a la barrera de los 50 dólares, pero no es suficiente para calmar a los mercados.

Finalmente, los tipos están en cifras negativa. Es el mundo al revés. Los acreedores deben pagar a los deudores. El bono alemán a 10 años tiene intereses negativos y el Euribor es negativo desde 2014. El extremo sería que los bancos, presionados por la situación actual, cobraran a sus clientes comisiones o intereses por sus depósitos a plazo fijo. La intervención de los bancos centrales está creando una situación extraña en la que no hay comportamientos racionales en los mercados. Otra señal es que los gestores de patrimonios y fondos tienen más efectivo que nunca desde 2001 en sus carteras.

El referéndum del Brexit, la incertidumbre de la elección presidencial en EEUU, la desaceleración china, la falta de fortaleza de la recuperación europea… demasiadas incertidumbres. Los inversores siempre tienen miedo y el dinero busca seguridad. El oro, el petróleo y los tipos de interés son indicadores de que los mercados no están funcionando bien. ¿Cuál será la solución? ¿Recobrarán los mercados su funcionamiento cuando dejen de intervenir los bancos centrales? ¿Pero cuándo lo harán? Preguntas inciertas para un mundo incierto.

Perspectivas de mercado 2016: qué podemos esperar para el próximo año

Diciembre es un mes para analizar los resultados de nuestras inversiones y mirar que puede ocurrir en el próximo año. ¿Cuáles son las expectativas, perspectivas y previsiones para 2016?

Macroeconomía

Las últimas proyecciones del FMI sobre el PIB daban por hecho que la economía mundial crecería más que en 2015. India, las antiguas repúblicas soviéticas (menos Rusia), México y los países desarrollados encabezarían esta evolución positiva. China crecerá, pero a menor ritmo. Los peores resultados son para Brasil y Rusia, donde habrá decrecimiento.

Bancos centrales

La reunión de la Fed de la próxima semana decidirá sobre una posible subida de tipos de interés después de 10 años y algunos piensan que el banco central de EEUU tiene razones para hacerlo, ya que el crecimiento y el empleo son fuertes en la primera economía. Sin embargo, una subida de tipos podría tener efectos negativos en el dólar, ya que se fortalecería frente al euro (posiblemente hasta la paridad) y las exportaciones serían más caras. Lo que se da por hecho es que el BCE y el BoJ mantendrán su posición blanda debido a la debilidad de la recuperación en sus áreas.

Acciones

Las noticias no son muy buenas para las acciones americanas, puesto que varios expertos están de acuerdo en un crecimiento débil o incluso retroceso del S&P en 2016. Por otra parte, las acciones europeas tendrán más rendimientos que las americanas, aunque los analistas avisan sobre los efectos de un débil crecimiento económico en 2016.

Bonos y materias primas

El petróleo seguirá débil o más barato, si tenemos en cuenta algunas previsiones. Los países de la OPEP no reducen su producción y los inventarios de EEUU están en máximos. La tendencia bajista también es segura para el resto de materias primas, porque el menor crecimiento de China condicionará estos mercados, ya que el gigante asiático demandará menos.

Por lo que se refiere a los bonos, no habrá muchos cambios, ya que los bancos centrales mantendrán todavía su actual política, con la posible excepción de la Fed, cuya posible subida de tipos no tendrá un enorme efecto en los rendimientos.

Este es el consenso general del mercado. Por supuesto, la vida es algo abierto y puede haber sorpresas que puedan mover hacia algo más positivo o negativo: la elección del próximo presidente de EEUU, la evolución del Daesh y la guerra en Siria o cualquier de las extravagantes predicciones que Saxo Bank publica típicamente al final de año…. Esperemos que no ocurra ninguna.

¿Por qué los bancos centrales son importantes para ti, inversor?

Cuando lee los periódicos, siempre encuentra noticias sobre la Fed, el BCE, el BoE o el BoJ. Son las siglas de los bancos centrales más importantes: la Reserva Federal de EEUU, el Banco Central Europeo para los países del euro, el Banco de Inglaterra en Gran Bretaña y el Banco de Japón. Este año, otro banco ha emergido debido a la influencia de sus decisiones en la economía global: el Banco Popular de China.

¿Qué son estos bancos? No son bancos comerciales, pero tienen funciones relevantes para las economías. El origen es diferente en cada caso: por ejemplo, la Fed se creó antes de la I Guerra Mundial después de una profunda crisis bancaria; el BCE es resultado de un acuerdo entre los países que utilizan el euro como divisa…

¿Cuáles son sus principales funciones? Bueno, los bancos centrales tienen el monopolio de imprimir dinero. Debido a esta responsabilidad, controlan la política monetaria a través del principal instrumento: el tipo de interés. Esto regula la cantidad de dinero en el sistema. También son prestamistas de último recurso para los bancos comerciales. Por supuesto, las funciones son más amplias según el país. Por ejemplo, si la divisa tiene un tipo de cambio fijo con otra, deciden también ese tipo de cambio.

¿Por qué tienen esa influencia? Los gobiernos delegan la política monetaria a estas instituciones. Por lo general, tienen el mandato de controlar la inflación. Este es el principal papel del BCE en Europa. El mandato de la Fed, por el contrario, es doble, porque tiene que tener en cuenta no solo la inflación, sino también el crecimiento económico. Debe tomar decisiones para conseguir ambos objetivos.

Como inversor, ¿por qué son importantes para mí? Seguramente ha visto las noticias en agosto sobre la caída de las bolsas. El origen fue una serie de decisiones repentinas del Banco Popular de China, que devaluó el yuan tres veces en tres días. Los efectos mundiales se pueden percibir en este gráfico:

Gráfico de T-Advisor con el efecto de la devaluación del yuan en las bolsas en agosto

No es el único ejemplo. Las bolsas siguen continuamente los pasos de estos bancos, ya que el tipo de interés tiene una influencia relevante en la evolución de la economía o las empresas. Por ejemplo, se espera que la Fed endurezca este año su política monetaria subiendo los tipos. El debate ha sido continuo desde el año pasado y sigue. Como resultado, el S&P ha sido bastante inestable en los últimos 12 meses. Es importante la caída antes de Navidad, cuando la Fed se reunió por última vez en 2014:

Evolución del S&P en el último año

La relevancia de la Fed es enorme en el mercado de materias primas, en tanto que está denominadas en dólares. En el caso del BCE, ha construido un vocabulario propio. Fue famoso con el anterior presidente Jean-Claude Trichet que las subidas de los tipos se anunciaran dos meses antes diciendo que la institución era “vigilante” con la evolución de los precios y un mes antes diciendo “muy vigilante”. El banco prefiere ser previsible para evitar bruscos movimientos en los mercados. El actual presidente Mario Draghi se hizo famoso, porque sus palabras defendiendo el euro detuvieron la inestabilidad sobre esta divisa en 2012.

En cualquier caso, usted, como inversor, debe seguir lo que dicen los bancos centrales. Si es un trader, siga cada palabra. Si es un inversor de largo plazo, vigile las declaraciones para rebalancear su cartera en determinados momentos.