Daily Archives: June 3, 2016

Factores externos que debes considerar para tu cartera

Acciones, fondos y ETFs, como activos, tienen sus propios ratios y cifras que nos ayudan a decidir si los compramos o vendemos para nuestras carteras. Como ya hemos escrito, hay diversas medidas, como rentabilidad, volatilidad, riesgo, análisis técnico y muchas más.

Pero los activos no están en un mundo paralelo y les afectan factores externos. Por eso, un inversor debe estar siempre alerta a las noticias. Puedes tener una buena cartera con un estupendo score, pero pueden ocurrir acontecimientos repentinos e inesperados. Esta es una lista breve de algunas circunstancias que pueden cambiar todo en la evolución positiva de nuestra cartera:

  • Macroeconomía: si invertimos en activos de un país concreto, debemos tener en cuenta la evolución del propio país. PIB, inflación, deuda y déficit público son algunas de la cifras a evaluar. Cuando una compañía, por ejemplo, depende del consumo interno, debes seguir la variación del consumo global en ese país. Una alta deuda también es un riesgo, si has comprado bonos locales.
  • Evolución del sector: cuando inviertes en una compañía, debes considerar la evolución global de su sector económico. Por ejemplo, el petróleo ha estado en las portadas en el primer semestre del año y ha tenido efectos en el valor de las petroleras. Esto también afecta a fondos y ETFs vinculados a un sector específico.
  • Evolución individual de la empresa: balances, cuentas de resultados y, muy importante, inversiones y expectativas sobre el negocio futuro son algunos de los hechos a seguir.
  • Tipos de interés: ahora estamos viviendo una situación extraña, porque los tipos oficiales de interés están en torno a cero o incluso negativos. Los tipos de interés tiene una fuerte conexión con los intereses que ofrecen los bonos. También son la condición para valorar la posible rentabilidad de diferentes tipos de activos. Si los intereses son altos, los inversores posiblemente miren hacia fondos de renta fija, bonos o incluso depósitos. Si son bajos, se irán hacia renta variable.
  • Política: el dinero huye de la inestabilidad e intenta descansar en puertos seguros. Agitación social, cambios políticos por elecciones o enfrentamientos entre países (no necesariamente una guerra) son situaciones para tener en cuenta con el fin de decidir las inversiones más seguras.
  • Lo inesperado: hay también un agujero negro de situaciones inesperadas, como un ataque terrorista, la quiebra de una empresa o un crash de repente en el mercado de valores (¿quién podía haber predicho el Lunes Negro de 1987?).

Sí, podemos pensar que tenemos todo bajo control, que los ratios de nuestra cartera son imposibles de mejorar, pero las inversores no solo dependen de cifras internas. Vivimos en un mundo donde ocurren muchas cosas y varias tienen grandes consecuencias para nuestro patrimonio. ¿Mencionarías algún factor más para nuestra lista?